Nuevo informe: los niños se beneficiarán si les pagamos más a los maestros, hacemos más selectivos a los programas de preparación

blog-7.17.19.jpg

Una de las mejores formas de mejorar la calidad de la educación para los niños es pagarles más a los maestros y hacer que los programas de preparación de maestros sean más selectivos, según un nuevo informe del Center for American Progress, un centro de expertos de izquierda con sede en Washington, D.C.

"Los maestros son notoriamente mal pagados", dice el informe. “Los maestros de escuelas públicas ganan menos que otros profesionales comparables en todos los estados”, ganando un 13.1 por ciento menos en promedio en 2018, cuando se contabilizan los beneficios no salariales. Dado el salario bajo, los maestros tienen aproximadamente un 30 por ciento más de probabilidad que los no docentes de trabajar en un segundo trabajo, y el 94 por ciento paga de su bolsillo los útiles escolares.

El informe, titulado A Quality Education for Every Child (Una educación de calidad para todos los niños), presenta una imagen sombría sobre la educación pública en los Estados Unidos. Entre el 2000 y el 2017, Estados Unidos se deslizo del quinto al décimo en su tasa de logros de educación postsecundaria, y los resultados en la Evaluación Nacional del Progreso Educativo, un estándar de la escuela intermedia a veces denominado el informe de calificaciones de la nación, se han estancado en los últimos años tanto en lectura como en matemáticas.

"En comparación con los Estados Unidos, otros países con sistemas educativos de mayor rendimiento tienden a tener procesos de selección más rigurosos para la admisión en programas de preparación de maestros", dice el informe.

El informe sostiene que pagar más a los maestros haría que el campo fuera más competitivo y permitiría que la profesión fuera más selectiva. En cambio, la baja remuneración y el aumento de las expectativas sobre los maestros han llevado a una caída en la inscripción en programas de preparación de maestros de más del 30 por ciento desde 2012, según el informe.

“Si los estados y los distritos escolares aumentaran el salario de los docentes para igualar el de otras profesiones, proporcionaran capacitación para ayudar a los docentes a satisfacer las necesidades de la cambiante población estudiantil y aumentara la selectividad de la profesión docente, la narrativa nacional y el respeto por la profesión docente cambiaria", dice el informe.

Las disparidades educativas siguen siendo un gran problema, ya que los niños negros, latinoamericanos y nativos americanos, así como los estudiantes de familias de bajos ingresos, reciben un servicio particularmente deficiente, según el informe.

"No por casualidad, los estudiantes que tienen los maestros con menos experiencia y menos calificados, son en su mayoría, no blancos o de familias con bajos ingresos, empeorando las inequidades ya existentes en el acceso de estos estudiantes a una educación de calidad", dice el informe. "Una nueva agenda educativa debe estar arraigada en la idea de oportunidad para todos, con la igualdad de acceso en el centro".

Según el informe, diversificar la fuerza docente y proporcionar más preparación y apoyo en el mundo real también mejoraría la calidad de los maestros que ingresan a la profesión y los resultados para los niños. Los requisitos de licencia deben incluir una "preparación observable para enseñar más allá de los exámenes de opción múltiple", y los nuevos maestros deben ser asesorados y recibir "un desarrollo profesional significativo que mejore los resultados de los estudiantes" y "caminos profesionales que brinden a los excelentes maestros" la oportunidad de crecer.

Además de mejorar la calidad de los docentes que ingresan a la profesión, los puntos de acción en el informe incluyen la aplicación de “un enfoque sobre raza y equidad de recursos explícita en todas las políticas y análisis ... donde el racismo institucional es identificado como una barrera para el progreso y se aborda adecuadamente” y el incrementar dramáticamente la inversión en las escuelas públicas de la nación.

El informe también exige un mayor enfoque en la preparación de todos los estudiantes para la universidad y la fuerza laboral y "un enfoque equilibrado sobre la política de escuelas chárter" que incluya "tanto la expansión de buenas opciones escolares como la coordinación en los sectores tradicionales del distrito y de las escuelas chárter para evitar impactos potencialmente negativos" así como " políticas fuertes de autorización y rendición de cuentas".

El aumento en la remuneración de los docentes y la financiación general para la educación pública también son populares entre los candidatos presidenciales demócratas. Kamala Harris ha expresado su voz particularmente en este tema y ha presentado un plan detallado que proporciona a "el maestro promedio un aumento de $13,500" financiado por una combinación de dólares federales y estatales. Entre otras cosas, esto "reducirá drásticamente la rotación de maestros y su impacto perjudicial en los estudiantes y las escuelas ... [y] reducirá las disparidades salariales por raza y género para alentar a las mujeres y las maestras de color", según su sitio web.

No resulta sorprendente que a los votantes les importa. De acuerdo con las Prioridades del Público 2019 del Pew Research Center publicadas a principios de este año, los estadounidenses clasificaron a la educación en tercer lugar entre sus principales prioridades, justo detrás de la economía y los costos de la atención médica. Sin duda, reconocen, como lo señala el informe del centro, que "la docencia excelente es el núcleo de todos los esfuerzos para mejorar el aprendizaje de los estudiantes".

- Leslee Komaiko