Candidata a la Junta de LAUSD en el distrito 5, Ana Cubas: "Mis maestros han sido mi salvación".

Esta entrevista ligeramente editada es la primera en una serie de artículos tipo pregunta y respuesta con algunos de los candidatos que se postularon para la elección especial de la Junta de LAUSD en el distrito 5 el 5 de marzo. Para leer sobre otros candidatos, haga clic aquí.

Speak UP: Cuéntenos sobre usted y por qué se postula para la junta escolar.

electionwatch-12.6.18-1-ana.jpeg

Ana: Para mí, la educación ha sido una forma de salir de la pobreza y una forma de fortalecerme a mí misma, a mi familia, a mi comunidad. Soy la primera de mi familia en ir a la universidad. Mi historia es como muchas historias en Los Ángeles y en nuestro país. El sueño americano. Vine de El Salvador cuando tenía 10 años. Así que me rompe el corazón ver la caravana porque estuvimos atrapados en la frontera y estuvimos en un centro de detención durante tres semanas. En aquel entonces, no separaban a las familias, estábamos juntos, pero seguíamos en un centro de detención. Eso realmente me afectó. Sabía que tenía que luchar, incluso cuando era una chica - 10 años por Dios, una niña - por mis derechos porque a menudo tenía que hablar en nombre de mi familia sobre las cosas. Porque tuve maestros increíbles, aprendí inglés muy rápidamente. Tuve un programa de doble inmersión.

SU: ¿Estaba en una escuela de LAUSD?

Ana: Terminé en una escuela pública de Santa Mónica porque mi tío estaba allí, y yo, mi mamá, mi papá y mi hermana nos mudamos con él a un apartamento de una habitación en el barrio de Pico. Tuve un maestro increíble en mi clase combinada de quinto y sexto grado. Y en la escuela secundaria, tuve un maestro de gobierno, el Sr. Cady, que fue a Berkeley en los años 60. Muy hippie, liberal, así que la clase era sobre justicia social. Y un día me dijo: "Ana, eres inteligente. Necesitas ir a la universidad. Quiero que te inscribas en Berkeley". Nunca había oído hablar de Berkeley, pero gracias a él, aplique. Me aceptaron y me gradué con los más altos honores. Mis maestros han sido mi salvación. Y la escuela para mí era un refugio seguro de la actividad de pandillas en mi vecindario, de la disfunción de mi familia y de la pobreza. En pocas palabras, eso es lo que soy, y por qué me postulé. Soy una inmigrante, la primera en mi familia en ir a la universidad. Sé lo que funciona porque sé lo que funcionó para mí. Excelentes maestros comprometidos.

SU: ¿Y usted fue a Princeton y USC también?

Ana: Fui a Princeton para mi maestría y USC, sí. Cuando era una niña, me encantaba leer. Mi mamá estaba trabajando, mi papá estaba trabajando, así que solía recoger a mi hermana, llevarla a la biblioteca y quedarme allí hasta las 6 p.m. Leí la mayoría de los libros en esa biblioteca. Así que soy una gran fanática del sistema de bibliotecas, y creo que todos los niños deben tener una tarjeta de biblioteca de la ciudad de Los Ángeles o de condado de Los Ángeles.

SU: Cuéntenos sobre su experiencia profesional y cómo eso la preparó para este trabajo.

Ana: Tengo una experiencia laboral bastante buena que me ayuda a entender la burocracia de LAUSD, la política educativa en general. Mi primer trabajo fuera de Princeton fue trabajar en el Departamento de Educación de los Estados Unidos, implementando estándares estatales. O sea, lo que los niños deben saber y poder aprender en cada nivel de grado por materia. Esto ayuda a los maestros. Soy una educadora. Si sé lo que necesito enseñarles a mis estudiantes, entonces estoy bien.

SU: ¿Qué enseña? ¿Es usted profesora universitaria ahora?

Ana: Sí, en East LA College, enseño ciudadanía y ciencias políticas. Yo [también] trabajé como analista legislativo en Sacramento. Analicé el presupuesto del gobernador, por lo que entiendo el financiamiento K-12. Como saben, California tiene un gasto por alumno muy bajo, y creo que es una pena, y trabajaré para garantizar que se aumente eso. Luego trabajé en la junta escolar y en el Ayuntamiento de Los Ángeles. Fui diputada de campo y director legislativo de LAUSD durante cuatro años. En ese momento, nuestra gran misión era aprobar las cuatro medidas de bonos escolares para construir todas estas escuelas nuevas que usted ve.

 SU: ¿Porque había hacinamiento?

Ana: Sí, fue enorme, y nuestro mayor logro fue Belmont Learning Complex. Gastamos mucha energía, tiempo y esfuerzo organizando a los padres para que eso sucediera. Estoy orgullosa de eso.

SU: Ha visto el funcionamiento interno de LAUSD y entiende su política.

Ana: Entiendo la política, el presupuesto y la burocracia. La burocracia se protege a sí misma, y siempre le digo a la gente: "Mire, no es una cuestión de si las escuelas chárter le están quitando dinero al distrito escolar". Esa es la pregunta equivocada. La pregunta correcta es: ¿en qué gasta dinero el distrito escolar? Y verá una gran cantidad de gastos generales, los salarios de los altos ejecutivos, lo que sé, porque he estado allí, que es innecesario. Queremos que más dinero llegue a las escuelas. Debido a mi formación, mi experiencia laboral y mi pasión por la educación, siento que soy la más calificada y preparada.

SU: Voy a hacer una pregunta política porque sé que trabajo para José Huizar. Él está bajo un gran escrutinio en este momento por problemas éticos. ¿Le preocupa que trabajar para él tanto en la junta escolar como en el consejo de la ciudad le afectará a usted y a su campaña?

Ana: No lo creo. No he trabajado para él durante mucho tiempo. Han pasado más de siete años y creo que me di a conocer ayudando a la comunidad como activista, estableciendo la Latina Public Service Academy (Academia Latina de Servicio Público). Capacitamos a estudiantes latinas de secundaria, de 10º, 11º y 12º grado de todo el LAUSD para que se convirtieran en servidores públicos. Por lo tanto, es como un campo de entrenamiento de EMILY's List, pero para adolescentes. Recuerdo mi propia experiencia cuando tenía 16 años. Mi maestra de inglés me dio la solicitud para el Chicano Latino Youth Leadership Project (Proyecto de Liderazgo Juvenil Chicano Latino). Completé el programa, y fue entonces cuando supe que quería estar en la política. Entonces, sé que cuando un joven de 16 años piensa en estas cosas, es importante.  Dios bendiga [a mi maestra de inglés], porque si no fuera por ella, nunca hubiera asistido a este programa. Si ella no hubiera hecho eso, mi vida hubiera sido tan diferente. Y esto es lo que amo de enseñar y ser una educadora.

SU: Y usted también se postuló para el ayuntamiento en 2013 y llego muy cerca. ¿Puede hablar sobre lo que aprendió de esa experiencia?

Ana: Caminar de puerta en puerta era mi parte favorita. Te das cuenta de lo buenas que son las personas. Te dan la bienvenida en su casa. Con gusto firmarán tu petición. Ellos dirán: "Sí, voy a votar por usted". La gente puso su fe en mí, y fue una gran responsabilidad. También siento lo mismo por todos aquellos padres que cada día dejan a sus hijos en la escuela. Eran como mis propios padres, luchando por pagar el alquiler, comprar alimentos, comprar útiles escolares. Entonces, siento que realmente me cambió de una manera que fue extraordinaria.

SU: También fue Director Adjunto de YPI [Youth Policy Institute], y empezo un par de escuelas. ¿Puede hablar sobre eso?

Ana: Sí, estuve allí por cuatro años después de haber trabajado en la junta escolar. YPI en ese momento había puesto en marcha la escuela intermedia Bert Corona Charter en Pacoima, y como yo trabajaba para Alex Padilla en el ayuntamiento, esa era el área que yo cubría, así que conocía a muchos de los actores claves. Ayudé a poner a YPI en marcha porque no tenían campus. Cuando me uní a ellos, ya habían aprobado la petición [del chárter], pero eso era todo. No había maestros, no había director, nada. Fue una gran oportunidad para poner en marcha una escuela. El mayor desafío, por supuesto, fue las instalaciones. Conocí a una organización sin fines de lucro en el área, el Japanese American Community Center (Centro Comunitario Japonés Americano), y noté el campo de béisbol que nunca usaban. Construimos seis bungalows en él. Yo lideré ese esfuerzo. Contratamos a los maestros. El director era en realidad un buen amigo mío a quien conocía y reclute. Somos ambos Cal Bears.

SU: YPI también trabaja con las escuelas del distrito, ¿verdad?

Ana: Ellos también tienen programas después de la escuela. Fui parte del esfuerzo de crecimiento. Están en muchas de las escuelas de LAUSD en áreas de bajos ingresos.

SU: Ahora hay dos escuelas chárter que son parte de YPI. No sé mucho sobre ellas, pero a primera vista, parece que los estudiantes allí están luchando por tener éxito. ¿Cómo se siente acerca del nivel de rendimiento de los estudiantes en las escuelas, qué tan bien están funcionando esas escuelas?

Ana: Creo que lo están haciendo muy bien. Podrían hacerlo mejor, por supuesto, al igual que todas las escuelas chárter, todas las escuelas de vecindario. El gran desafío para muchas de nuestras escuelas es la falta de vivienda o los niños de crianza temporal. Se siente como que las cosas han empeorado, no mejorado. Eso me asusta. Saber eso y saber que algunos de los niños vienen con habilidades limitadas en inglés, al igual que yo, es un desafío impulsarlos a todos. Y se reduce al liderazgo del director y a los maestros, por supuesto.

SU: ¿Cuáles cree que son los mayores desafíos que enfrenta LAUSD en este momento?

Ana: La huelga de los maestros. Realmente espero que el distrito pueda sentarse con los maestros y negociar un acuerdo. A todos nos gustaría evitar una huelga. Estaba hablando con alguien y me dijeron: "UTLA [United Teachers Los Ángeles] no tiene un fondo para la huelga". Entonces, cuando los maestros se van a la huelga, no les pagan. Ese es un gran desafío, y espero que [el superintendente Austin] Beutner pueda tener el liderazgo para hacer que funcione.

SU: Muchos creen que está decidido que se irán a la huelga.

Ana: En enero. Todo el mundo está diciendo eso. Y el punto de conflicto en realidad se relaciona con las escuelas chárter y el tamaño de las clases. El distrito ya ha acordado un aumento salarial del 6 por ciento. Eso es realmente bueno. Quiero decir, soy muy pro-chárter, pero al mismo tiempo, soy miembro de AFT [Federación Americana de Maestros] a través de mi sindicato en el gremio universitario. ¿Adivine qué negociaron? Un pequeño aumento de sueldo, y ahora el distrito paga la mitad de mi atención médica porque soy profesor adjunto hasta que obtenga el puesto permanente. Entonces, eso es realmente bueno. Estaba pagando a Covered California $600 completos al mes, y ahora, es la mitad de eso. Entonces, gracias a mi sindicato por negociar eso. Así que entiendo totalmente a UTLA. Creo que, de todos los sindicatos, ellos tienden a ser los más militantes. Y, entonces, es un poco más difícil, pero creo que al final del día, ambas partes actuarán en el mejor interés de los niños porque ellos son los que pierden, ¿verdad? Si no se dan clases, ¿qué van a hacer? ¿Qué van a hacer los padres con los niños? Tenemos que mirar por su seguridad.

SU: Tenemos una crisis en el logro académico  en LAUSD. ¿Qué podemos hacer para arreglarlo?

Ana: Mi plataforma incluye elevar nuestros puntajes de alfabetización. Me preocupa el 3er y 4to grado porque una vez que los niños se atrasan en la lectura y la escritura, para cuando están en la escuela intermedia, es demasiado tarde y en la escuela secundaria, olvídelo. Quiero decir, los has perdido a menos que hagas una remediación intensiva. Es difícil encaminarlos, por lo que se saldrán de la escuela o muy apenas se graduarán e [intentarán] encontrar un trabajo. Pero en 3er y 4to grado, todavía hay tiempo para ayudar realmente a los niños, por lo que se ocupan programas complementarios intensivos que se enfoquen en los niños que necesitan la ayuda. Y el número dos, francamente, es simplemente ayudar a los maestros a entender las diferentes formas de aprender para que puedan enseñar a diferentes estilos. Los niños tienen diferentes formas de aprender.

SU: Sí, y algunos niños tienen dislexia, y no hay mucha capacitación sobre cómo enseñar a los niños que tienen dificultades. Tenemos muchas familias que tienen niños con necesidades especiales y que son aprendices de inglés, a veces ambos. ¿Tiene alguna idea sobre lo que podemos hacer para ayudar realmente a los grupos más vulnerables que se están quedando atrás?

Ana: La fórmula principal, incluso para mí, recuerde, yo era pobre, no hablaba ni una palabra de inglés y, francamente, no creo que tuviera ayuda extra para la escuela, pero fue la maestra. Ella era tan buena. Ella tenía un asistente. Teníamos en nuestra aula diferentes grupos de lectura basados en el nivel. Entonces, aquellos de nosotros que estábamos aprendiendo inglés por primera vez, estábamos en un grupo, con el asistente y la maestra ayudando intensamente para que, durante el tiempo de clase, los niños no estuvieran confundidos. Teníamos mucho tiempo dividido. Entonces, ayudando a nuestros maestros a obtener un asistente o dos asistentes que puedan ayudar con las diferentes habilidades de lectura.

SU: Todo lo cual cuesta dinero.

Ana: Claro que sí. ¿Pero sabe qué? Basado en mi experiencia con el presupuesto estatal, ¿qué está haciendo LAUSD con todo el dinero que recibe? Algunos de los salarios de las personas más importantes son bastante absurdos.

SU: Entonces, ¿apoya el plan del superintendente Austin Beutner para reducir la burocracia y descentralizar el distrito?

Ana: Quiero ver los detalles porque mi temor es que se esté aumentando la burocracia al crear otro nivel. No he visto los números del presupuesto. ¿A cuántas personas que podrían ayudar en el aula equivale? ¿Si es así, cómo? No soy una fanática de agregar niveles a la burocracia porque, francamente, siento que deberíamos ir directamente a la escuela y directamente al salón de clases para que el director pueda ver su presupuesto y contratar asistentes. ¿No sería eso mejor que agregar otro nivel de burócratas?

SU: En las escuelas donde existen padres más adinerados, recaudan fondos para obtener asistentes en las aulas, por lo que es muy desigual. Los niños que necesitan la menor cantidad de ayuda en realidad reciben la mayor cantidad de ayuda en el aula porque los padres están recaudando fondos. Eso no es justo para los niños que no pueden hacer eso.

Ana: No es justo, eso es correcto, y es la parte de la equidad de la que tenemos que hablar, ¿verdad? Porque la equidad no significa que tengan una cantidad igual de dinero. Equidad significa que usted asigna según la necesidad. Esa es mi definición de equidad.

SU: ¿Cómo cree que ha hecho LAUSD en términos de equidad?

Ana: Recuerdo que cuando estuvimos allí en la junta escolar, dijimos: "Bueno, cuando adoptamos los documentos presupuestarios, nos gustaría ver un presupuesto escuela por escuela", y el distrito no lo hizo. Me pregunte, "¿Cómo es eso posible?" Eso me dejó perpleja.

SU: ¿Cree que son los mejores maestros y los más caros los que enseñan en las escuelas en las áreas más ricas?

Ana: Sí. Se llama la Danza de los Limones. Colocan los “limones” [en áreas de bajos ingresos]. Para algunos de ellos, se trata de desarrollo profesional. Soy un instructor ahora, y lo entiendo. Decir, "Oh, necesito ayuda. Necesito saber cómo hacer esto". Pero esto es lo que me parece interesante: en la ciudad, lo mismo. En los centros recreativos y los parques de la ciudad, envían a sus peores empleados a los vecindarios de más bajos ingresos. Porque saben que esos padres no van a decir nada.

SU: ¿Es porque tienen protecciones laborales extraordinarias que no se pueden deshacer de las personas que no deberían estar allí?

Ana: Para LAUSD, sí. La ciudad de Los Ángeles está un poco mejor, pero en LAUSD se tiene un proceso negociado. Y cuando estuve allí, la forma en que evaluaban a los maestros era bastante arcaica.

SU: Algunos maestros solo se evaluan cada cinco años. Todavía no toman realmente en cuenta los comentarios de los padres o estudiantes. Tenemos un marco de desempeño escolar en desarrollo. ¿Qué factores cree que deberían considerarse al evaluar a los maestros y cómo se está desempeñando una escuela?

Ana: Bueno, se tiene la satisfacción de los padres e incluso la satisfacción de los estudiantes. Se puede consultar a un estudiante de 3er grado. Te dirá la verdad. Entonces la satisfacción de los maestros, los estudiantes, la comunidad, padres y partes interesadas en todo el campus. Aquí es donde creo que LAUSD puede aprender de la comunidad chárter. Porque la comunidad chárter ha mejorado mucho en la evaluación de su propio desempeño. Está en su mejor interés porque cada cinco años, tiene que renovarse. Pero para sus maestros, la mayoría de ellos tienen un contrato de año a año. Por lo tanto, debes saber de tus padres, de tus alumnos, de tus compañeros que tan bien se desempeña ese maestro. Creo que debemos ver eso, y ahora hay una oportunidad porque UTLA quiere ciertas cosas. Bueno, hagamos eso a cambio de un mayor rendimiento de cuentas.

SU: Aunque mucho de eso, desafortunadamente, es por ley estatal. Los maestros obtienen puesto permanente después de 15 meses en el trabajo, despidos basados en la antigüedad. ¿Apoya cambios en esas leyes estatales? ¿Debería un año de enseñanza ser todo lo que se necesite para obtener el puesto permanente?

Ana: Sí, yo trabajaría hacia eso. Digamos que en un año tienes un maestro extraordinario. Me encantaría darle el puesto permanente a ese maestro. Entonces, basémoslo [en algo] que no sea el tiempo. Desempeño, calidad. Yo lucharía por eso.

SU: Debe ser calidad en lugar de cantidad de tiempo. Así es en el mundo universitario. No obtienes la titularidad solo porque has estado allí durante un cierto período de tiempo. Tienes que ganártelo.

Ana: Exactamente. Tienes que trabajar para ello. Por lo tanto, estoy de acuerdo con cambios a eso.

SU: Y este sistema hace que sea difícil despedir a maestros ineficaces. Y así, los mueven de un lado a otro, y hay maestros imprescindibles que fueron expulsados de las escuelas, pero todavía tienen un trabajo garantizado. Entonces, ¿quién se queda con ellos?

Ana: Todos los estudiantes en el distrito 5. Seamos realistas aquí. En comparación con el distrito de Nick [Melvoin], ¿van allí? No.

SU: Hablamos un poco sobre la crisis financiera. Aparte de la burocracia excesiva, ¿cuáles ve usted como las otras causas fundamentales de la crisis financiera, y cómo la solucionamos?

Ana: Bueno, número uno, el presupuesto del estado está bien y tiene un superávit. Así que eso debería llegar a los distritos escolares. Lo inmediato que dirá UTLA es que las escuelas chárter se han llevado el dinero, y es por eso que están en una crisis, lo cual es falso. No lo creo porque conozco los presupuestos. Eso es lo mío. Siempre me han gustado los presupuestos porque si miras un presupuesto, sabes cuáles son las prioridades. Entonces, veamos el presupuesto de LAUSD. Da prioridad a las personas en Beaudry. Y hay 27 pisos de personas. Tenemos que analizar, ¿qué tan eficaz es? Por supuesto, se necesita cierto nivel de supervisión, pero ¿cómo están afectando realmente al aula? Entonces, ese es un área que me gustaría ver en términos de dónde estamos fiscalmente, ¿y necesitamos esos niveles [de burocracia]?

SU: Usted habló sobre la atención médica y cómo, gracias a su sindicato, obtiene la mitad de las primas de seguro mensuales pagadas. En LAUSD, cada empleado, cada jubilado, sus cónyuges e hijos obtienen un seguro gratuito de por vida, lo que suena maravilloso. Creo que todos deseamos tener eso en nuestra sociedad, pero es más generoso y costoso que en cualquier otro distrito escolar. Está un poco fuera de línea con la norma.

Ana: Eso sí está fuera de línea.

SU: Y es difícil de ajustar porque los sindicatos controlan los planes, pero dentro de los próximos 10 a 15 años, la mitad de los fondos se destinarán fuera del aula solo para pagar las pensiones de jubilación y la atención médica. ¿Puede hablar de la cantidad de dinero que se gasta en los jubilados? ¿Qué podemos hacer al respecto?

Ana: Para los sindicatos de la ciudad de Los Ángeles estuve allí cuando la crisis fiscal llegó en el '08 al '11. Al final del día, todos los empleados de la ciudad tomaron un recorte salarial del 2 por ciento. El consejo de la ciudad decidió, en lugar de despidos masivos, que todos íbamos a soportar la peor parte del dolor juntos, y todos, incluidos los miembros del consejo y sus oficinas, sufrieron un recorte salarial del 2 por ciento. Eso me enseñó mucho sobre el liderazgo porque tienes que tomar las decisiones difíciles. [Sobre salud], los sindicatos de la ciudad de Los Ángeles hicieron algo inteligente. Fueron con la ciudad a los proveedores de atención médica y dijeron: "Usted necesita reducir nuestro costo", y lo hicieron. Porque amenazaron con retirarse y, por lo tanto, estos proveedores dijeron: "Oh, no. Esa es una gran cuenta". Entonces, regresaron con un plan mejor a un costo menor. Le diré el líder sindical que hizo eso. Cheryl Parisi y su equipo lograron eso para la ciudad. Todo el mundo sabe que estos proveedores de atención médica nos están cobrando excesivamente. Me encantaría ver a Alex Caputo-Pearl (presidente de UTLA) ir con Beutner a Kaiser, a Blue Cross-Blue Shield y decir: "Tienen que trabajar con nosotros".

SU: Hay mucha retórica que trata de dividir a los padres según el tipo de escuelas a las que asisten sus hijos. Tenemos padres con niños en todo tipo de escuelas que usted pueda imaginar. Algunos tienen un hijo en una escuela chárter y uno en la escuela del distrito porque los niños tienen necesidades diferentes. ¿Quién está tratando de dividir a los padres en este sentido y por qué? Parece que se trata más de dinero y política sindical que de niños.

Ana: Correcto, cuotas de membresía. Todos los maestros que van a trabajar en las escuelas chárter, eso es menos membresía. Obviamente, eso es parte de ello. Pero me entristece porque la última vez que estuve en el distrito escolar no era tan agresivo. Creo que, en ese momento, se identificaban las escuelas chárter como un lugar para la innovación y para tener oportunidades únicas para nuestros niños y opciones para nuestros padres. Y desafortunadamente, ahora, está tan dividido que las escuelas chárter y los padres que ponen a sus hijos en escuelas chárter se tachan de ser malos, y los maestros que enseñan allí. Entonces, me entristece que estemos aquí porque creo que lo mejor es tener opciones.

SU: Hay una gran cantidad de retórica similar a la de Trump sobre la "invasión", cuando se trata de ubicar a las escuelas chárter dentro de las instalaciones de escuelas de distrito. Suena muy similar a la retórica antiinmigrante de Trump. Se ha vuelto tan tóxico y divisivo, y los niños pequeños sufren por eso.

Ana: Lo hacen, y le diré algo. L.A. Metro, la autoridad de transporte, en la medida sobre bonos que aprobaron, obtuvieron algunos fondos para crear una escuela chárter para las carreras de transporte. Entonces, están trabajando en eso, y estoy emocionada. Me encantaría como miembro de la junta escolar estar allí en L.A. Metro y decir: "Estoy emocionada de que todos nuestros niños elijan estas carreras porque tendrán trabajo". Soy pro-chárter porque creo que le da opciones a nuestras familias, pero tiene que ser haber rendición de cuentas.

SU: Sí, y con nuestras escuelas del distrito, ¿deberían recibir una autonomía similar sobre la contratación, sobre sus presupuestos? ¿Siente que tendrían un mejor desempeño si tuvieran una autonomía similar a la de un chárter?

Ana: Eso creo. Creo que, si hablara con los directores, dirían: "Absolutamente, sí". Es por eso que abogamos por un presupuesto escuela por escuela porque los propios directores no saben qué hay en su presupuesto. Están en la oscuridad, lo cual es molesto porque si eres el líder de algo, debes saber en qué estás trabajando. Absolutamente, necesitamos que nuestros directores estén facultados para tomar esas decisiones presupuestarias basadas en las necesidades de los niños.

SU: ¿Y también necesitamos capacitación, verdad, para los directores? Porque si solo se le da autonomía a la gente que no ha tenido una buena capacitación en habilidades de gestión, puede haber problemas.

Ana: Oh, sí. Absolutamente. Creo que las escuelas de la ciudad de Nueva York establecieron una academia de directores bastante buena, por lo que recuerdo. Son un modelo para eso.

SU: ¿Hay algo más que priorizaría si fuera elegida?

Ana: Acceso a la universidad. A nivel secundaria, hay jóvenes como yo. Obtuve buenas calificaciones, pero ¿sabía acerca de la universidad o qué clases tomar? Realmente no. En la escuela intermedia me encauzaron porque entré a las clases de GATE (Programa para Estudiantes Dotados y Talentosos). Así que una mejor manera de darles a esos estudiantes oportunidades para que vayan a la universidad.

SU: ¿Estaba usted preparada cuando llego a Berkeley?

electionwatch-12.6.18-3-ana.jpg

Ana: Realmente sí me sentí preparada. No fue perfecto en Santa Mónica. Pero tenían todas las clases que necesitaba: AP (colocación avanzada) esto, AP eso. Me entristece pensar que hay una escuela secundaria que no tiene ni una sola clase AP. Eso es una injusticia. Ni siquiera se trata de política. Es una violación de los derechos civiles, donde no se tiene una educación igualitaria. Para mí, eso también sería una prioridad, a nivel de escuela secundaria, para asegurarnos de que tengamos las clases que nuestros jóvenes necesitan porque eso aumentará nuestra tasa de ingreso a la universidad.

SU: Este distrito de la junta es inusual, ya que tiene el noreste y el sureste conectados por un hilo delgado, y muchos de los padres en el sureste se han sentido marginados e ignorados. El norte es obviamente una zona más rica, Echo Park, Los Feliz, Silver Lake, en comparación con Huntington Park, Bell. ¿Dónde vive usted?

Ana: Bueno, curiosamente, vivo en la pieza que es el conector. Vivo en City Terrace, la franja que une el norte con el sur, porque está cerca de East L.A. College. Obviamente, soy una persona de la ciudad de Los Ángeles. Esa ha sido mi carrera, pero cuando [trabajé para] el consejo escolar en ese momento, el distrito 2 incluía las ciudades del sureste. Entonces, conocí a muchos de los padres líderes de esa manera, y sabíamos que luchar por la construcción de escuelas y priorizar esas escuelas, del cual estoy muy orgullosa, porque las escuelas del sureste eran de ciclos escolares múltiples, de año continuo, el peor calendario, las peores condiciones. Así que, en ese momento, la junta escolar dijo: "Estas escuelas se construyen primero".

SU: Hay muchos candidatos en esta elección. ¿Cómo se va usted a destacar?

Ana: Yo diría que mi historia personal, mi formación se destaca. Tener experiencia a nivel federal, estatal y local en el gobierno y la gobernanza. Y yo soy una educadora y un miembro de AFT. Puedo conectar personas, traer personas a la mesa para colaborar. Así es como me gusta gobernar, a través de la colaboración.

SU: Uno de sus principales oponentes es Jackie Goldberg, quien ha usado una retórica muy divisoria.

Ana: Siento mucho respeto por Jackie Goldberg porque ella ha sido miembro de la junta escolar, y cuando ella estuvo en el concejo municipal, pude verla en acción. En ese momento, yo trabajaba para el concejal Alex Padilla. Y cuando me postule para el consejo, ella me respaldo porque ella cree que las mujeres deben estar en la política y tomar un asiento en la mesa. Creo que su estilo de liderazgo tiene, ¿cuál es la palabra? Necesitamos un nuevo estilo de liderazgo, y creo que ella trae ese bagaje que es divisivo versus colaborativo. La respeto mucho, pero ella ve el mundo ... y creo que sobre todo porque está gastando mucho tiempo y energía obteniendo el respaldo de UTLA.

Alguien hizo la conjetura: "Podrían ser tú y Jackie en la segunda vuelta". Dije: "Bien, perfecto. Me encantaría eso". En realidad, ese es mi escenario ideal porque, entonces, ves un contraste sobre el liderazgo y cómo avanzar hacia el futuro. Francamente, creo que ella decidió postularse porque estaba molesta porque la junta básicamente rechazó su [nombramiento]. Y lo que es extraño es que le está diciendo a la gente que solo servirá un año y luego, para la elección ordinaria, elegirá a su sucesor. Eso me molesta más que nada, que le está diciendo a la gente que solo servirá un año. Para mí, eso es realmente extraño. No entiendo. ¿Por qué la gente debería votar por ella entonces?

SU: ¿Cómo se siente acerca de la forma en que LAUSD trata a los padres, y puede pensar en una manera en que podamos darles una voz más poderosa en el sistema?

Ana: Como miembro de la junta e incluso como candidata, quiero escucharlos. ¿Cuáles son sus prioridades, qué les gustaría? ¿Qué le gustó a mi mamá de mi escuela? Hubo alguien de la escuela que nos llevó a la oficina del dentista. Ella era una persona especial que conducía a los niños que necesitaban ir al dentista o al médico porque muchos de nosotros teníamos muchas necesidades de atención médica. Entonces, yo creo en ese modelo en que las escuelas son los centros de la comunidad. Mi objetivo es, ¿cómo servimos a las familias de esa área? ¿Cómo les damos la bienvenida? Capacitemos a los padres para que sean la voz de la comunidad y se ayuden mutuamente porque la realidad es que, incluso como miembro de la junta escolar, no tendré una varita mágica. No voy a resolver todos los problemas, pero los padres deben saber con quién conectarse.

Y es ese modelo de Promise Zone, donde involucra a toda una comunidad en la educación de los niños: las cámaras de comercio, las empresas locales, las organizaciones locales sin fines de lucro. Mi papel como líder en la junta escolar será alentar a los directores y padres a unirse y hacer que eso suceda para sus comunidades. Sé que, como padres pobres, inmigrantes, es tan difícil. Recuerdo a mi mamá llorar muchas veces y estar muy triste por lo que ella estaba pasando. Y para mí como una niña, la escuela y los maestros, ellos estaban donde yo me sentía a salvo y segura y buena, y quiero eso para nuestros niños.