UTLA se niega a regresar a la mesa de negociación, establece fecha del 10 de enero para huelga

bw-12-19-18-alex-caputo.jpeg

Un día después de que un investigador neutral, designado por el estado, recomendó que United Teachers Los Ángeles acepte la oferta de LAUSD de aumentar los salarios de los maestros en un 6 por ciento, el presidente de UTLA, Alex Caputo-Pearl, se negó a regresar a la mesa de negociación y estableció una fecha de huelga para el 10 de enero "a menos que haya cambios dramáticos".

La última frase dejó la puerta abierta para un acuerdo, pero no está claro cómo podría ocurrir ese cambio mientras el sindicato se niega a negociar. Si la huelga se lleva a cabo el 10 de enero, los estudiantes regresarán a clases durante tres días después de las vacaciones de invierno antes de perder a sus maestros por un paro.

"Definitivamente no quiero que se vayan a la huelga", dijo Rosa Elena Andresen, madre de una niña con necesidades especiales graves en Pacific Blvd. en Huntington Park. "Quiero que los maestros obtengan un aumento, pero me preocupa cómo la huelga nos afectará a mí y a mi hija. No trabajarán en los objetivos [de mi hija] durante una huelga".

UTLA también disputó la afirmación del investigador neutral que LAUSD tiene "limitaciones financieras", incluido un déficit presupuestario estructural, y debería aumentar los requisitos para que los empleados nuevos califiquen para recibir beneficios de salud de por vida, lo que "liberaría más dinero para salarios en lugar de desviar tanto dinero para los beneficios de salud de los jubilados".

"Negamos que el distrito tenga problemas reales en su presupuesto", dijo Caputo-Pearl. Eso significa que UTLA ahora está rechazando los hallazgos del condado, el estado, dos paneles de revisión financiera independientes y el investigador neutral de hechos designado por el estado.

La disputa legal entre UTLA y el distrito continuó el miércoles, y la Junta de Relaciones Públicas de Empleo de California presentó un cargo contra UTLA por negarse a negociar en buena fe. El cargo de PERB significa que la agencia que supervisa la disputa laboral ha encontrado pruebas suficientes para avanzar con la denuncia por practica laboral desleal que LAUSD presentó contra UTLA en octubre, según el asesor jurídico de LAUSD, David Holmquist.

Mientras tanto, UTLA dijo que estaba presentando su propia denuncia por practica laboral desleal contra LAUSD por afirmar durante una conferencia de prensa el martes que había acordado un aumento del 6 por ciento para los maestros.

Esa disputa resultó del hecho de que el miembro designado por UTLA para el panel de investigación de hechos, Vernon Gates, un empleado de la California Teachers Association (Asociación de Maestros de California), escribió en el informe de investigación de los hechos que "estoy de acuerdo" con la recomendación de un aumento del 6 por ciento.  Caputo-Pearl dijo que UTLA no había aceptado tal cosa, poniendo a UTLA directamente en desacuerdo con su propio representante miembro del sindicato de maestros de todo el estado.

Esa contradicción llevó a LAUSD a emitir un comunicado de prensa diciendo que "el liderazgo de UTLA continuó su falta de voluntad para negociar en buena fe cuando intentó retractar su apoyo para un aumento salarial del 6 por ciento para los maestros y todos los miembros de UTLA".

Caputo-Pearl también caracterizó la oferta salarial de LAUSD como un intento de "comprar" al sindicato, lo que dejó a algunos observadores sorprendidos, dado que las negociaciones laborales suelen estar destinadas, ante todo, a determinar los salarios de los empleados. También agregó combustible a la afirmación de LAUSD de que Caputo-Pearl ha planeado irse de huelga todo el tiempo y nunca ha negociado en buena fe, en violación de las leyes laborales estatales.

"Dijeron que ni siquiera están interesados en hablar con nosotros hoy", dijo Holmquist a Speak UP, "lo que señala que pretendían desde el principio hacer una huelga, independientemente de lo que hiciera el distrito. Nos contactamos con UTLA y estamos listos y dispuestos a sentarnos y hablar con ellos para tratar de evitar una huelga, y eso ha sido rechazado. Sin duda, agradeceríamos la oportunidad de resolver esto antes de llegar a una huelga, pero parece que no tenemos un socio dispuesto".