Los pasivos financieros para la salud sin fondos del LAUSD crecen a $15.2 mil millones mientras la junta entrevista a los candidatos finales para el puesto de superintendente

boardwatch-4.17.18.jpeg

En un día en que los miembros de la junta se reunieron a puertas cerradas para entrevistar a los candidatos finales para un nuevo superintendente que dirija el distrito, el LAUSD publicó un nuevo informe que muestra que el pasivo no financiado por beneficios de salud para jubilados ahora ha crecido en casi $2 mil millones a $15.2 mil millones.

Los miembros de la junta no discutieron públicamente el nuevo informe de valoración actuarial que muestra un pico masivo (de $13.6 mil millones a $15.2 mil millones) en lo que debe a Otros Beneficios Posteriores al Empleo (OPEB por sus siglas en inglés), que son las promesas hechas a jubilados y futuros jubilados para cubrir su cuidado de salud.

Pero el informe, presentado durante la reunión del Comité del Conjunto del martes, ilustra el empeoramiento de la situación financiera que amenaza la solvencia del LAUSD. Debido a que el LAUSD no ha guardado suficiente dinero para pagar los beneficios de salud de los jubilados y simplemente no puede pagar lo que gasta, el distrito enfrenta la amenaza de quiebra. El pasivo no financiado también amenaza la calidad de la educación que los estudiantes reciben ya que un porcentaje del presupuesto cada vez mayor fluye fuera del aula cada año, dejando menos para los programas estudiantiles.

"A medida que crecen nuestros pasivos no financiados, el distrito se ve obligado a tomar decisiones difíciles sobre si podemos colocar consejeros en las escuelas, mantener programas de arte y música o hacerlo mejor que 35 niños por maestro", el vicepresidente de la junta, Nick Melvoin (BD4) le dijo a Speak UP. "Si no tomamos medidas drásticas para hacer frente a una crisis financiera que se avecina, son nuestros niños y profesores los que sufrirán los inevitables recortes presupuestarios".

El empeoramiento de la situación financiera del LAUSD será uno de los principales desafíos para un nuevo superintendente, que probablemente tendrá que considerar medidas drásticas, como consolidar escuelas, aumentar el tamaño de las clases y despedir empleados.

Una fuente informada le dice a Speak UP que tres finalistas para el puesto de superintendente siguen en la contienda: la superintendente interina, Vivian Ekchian, el ex banquero de inversión y ex editor de Los Ángeles Times, Austin Beutner, y el ex jefe de las escuelas de Baltimore, Andrés Alonso. El superintendente de Indianápolis Lewis Ferebee ya no está considerando el trabajo. Se espera una decisión tan pronto como el viernes y más probablemente dentro de las próximas dos semanas.

La junta recientemente tuvo la oportunidad de ayudar a evitar que su situación fiscal empeorara durante las conversaciones contractuales sobre los beneficios de atención médica con los sindicatos de sus empleados. La junta, sin embargo, continuó pateando la lata en el camino, logrando un acuerdo de status quo que mantuvo los beneficios en su nivel actual durante los próximos tres años y no hizo cambios al plan. Solo dos miembros de la junta, Melvoin y el miembro de la junta Ref Rodriguez (BD5), votaron en contra de ese trato fiscalmente irresponsable, citando el daño a estudiantes y maestros.

LAUSD paga las primas médicas completas de los empleados jubilados actuales y elegibles y sus cónyuges. No hay contribución del empleado. Esta no es la norma con otros distritos escolares. En consecuencia, los costos de OPEB del LAUSD por estudiante están fuera de control. De acuerdo con un artículo del Orange County Register con cifras del 2016, la tasa por estudiante del LAUSD fue de $525 en comparación con $209 por estudiante en el Distrito Escolar Unificado de Santa Ana, $81 por estudiante en el Distrito Escolar Unificado de Irvine y $29 por estudiante en el Distrito Escolar Unificado de San Diego.

Se espera una presentación más completa sobre el informe actuarial en la reunión de la junta del 8 de mayo.

-- Leslee Komaiko y Jenny Hontz