Los miembros de la Junta quieren que LAUSD modernice el proceso para compartir espacio con Escuelas Chárter

El vicepresidente de la Junta Nick Melvoin (BD4) y la presidenta de la Junta Mónica García (BD2) quieren que LAUSD reexamine el proceso anual para asignar espacio a las escuelas chárter bajo la ley Prop 39 que requiere que las instalaciones de las escuelas públicas sean compartidas equitativamente entre todos los niños de escuelas públicas.

boardwatch-charterleaders-4.3.18.jpeg

Actualmente, LAUSD exige que las escuelas chárter soliciten espacio cada año, pero Melvoin y García le pidieron al distrito el martes considerar contratos de arrendamiento a más largo plazo para brindar mayor estabilidad. "Descubramos cómo reducir la cantidad de gente que tiene que ir de año en año", dijo García en la reunión mensual de la Junta centrada en escuelas chárter.

"Creo que el proceso anual de prop 39 es defectuoso", dijo Melvoin, quien solicitó un grupo de trabajo compuesto por directores de escuelas del distrito y de líderes de escuelas chárter para abordar las cuestiones que surgen debido a que algunas escuelas chárter comparten un mismo campus con escuelas de LAUSD. "Creo que el Distrito gasta demasiado tiempo y recursos en eso".

Aunque menos del 10 por ciento de las escuelas tienen ubicaciones compartidas, "lleva más tiempo y causa más conflicto que cualquier otra cosa", agregó Melvoin. "Es una carga para el personal tanto de las escuela chárter como del distrito aquí en Beaudry, pero también para los directores, los maestros y el personal de las escuelas ... Las escuelas chárter no saben en qué campus estarán. En las escuelas del distrito hay temor sobre '¿vamos a perder nuestro laboratorio de computación? ¿Qué va a pasar?’ Hace que la planificación y la confianza sean realmente difíciles de construir".

Melvoin le dijo a Speak UP que está trabajando en organizar un retiro piloto este verano para los líderes escolares que comparten instalaciones para ayudar a traer más "cordura y colaboración" a un proceso que provoca "ansiedad" para todos. También espera que una mayor transparencia sobre el espacio del distrito y los arrendamientos a más largo plazo disminuyan las tensiones y ayuden a las escuelas a coexistir pacíficamente para que todos puedan enfocarse más en los niños.

La discusión sobre la Prop 39 fue motivada por el miembro de la Junta Directiva George McKenna (BD1), quien expresó su preocupación sobre quién sería parte del Colaborativo de Escuelas Chárter para trabajar sobre las políticas de las escuelas chárter. El Colaborativo, que se creó en 2010 pero que se ha extinguido, podría ser revivido por una resolución de los miembros de la Junta Ref Rodríguez (BD5) y Richard Vladovic (BD1) la cual se someterá a votación el 10 de abril. McKenna pidió que los directores de distrito sean incluidos si el Colaborativo planea trabajar en cuestiones relacionadas con la ubicación compartida.

También en la reunión del martes, los líderes distritales y de escuelas chárter se intercambiaron felicitaciones por sus esfuerzos para trabajar juntos y aprobar una lista de políticas que todas las escuelas chárter deben aceptar cuando solicitan la apertura o renovación de sus escuelas.

"Después de meses de diálogo reflexivo y colaborativo con nuestros socios de escuelas chárter, nos hemos acercado mucho más a un lugar de entendimiento común sobre las políticas", dijo la superintendente interina Vivian Ekchian, quien ayudó a negociar el fin del estancamiento entre el distrito y las escuelas chárter el otoño pasado.

Esa solución intermedia incluyó que el distrito y las escuelas chárter trajeran una lista de políticas ante la Junta para una votación en lugar de que la política se estableciera unilateralmente por el personal del distrito. En realidad, no se realizaron cambios en la lista de políticas que las escuelas chárter deben seguir, aunque la resolución de Rodríguez-Vladovic podría generar algunos cambios.

"Queremos mantener el impulso, y queremos reunirnos regularmente para discutir la política sobre las escuelas chárter", dijo Tom Scotti, director de Port de Los Angeles High School, quien formó parte de un grupo de trabajo que ayudó a respaldar la lista de políticas que aprobó la Junta el martes.

McKenna, sin embargo, no se unió al coro de elogios por el nuevo espíritu de colaboración que los líderes del distrito y de las escuelas chárter dijeron que esperan que continúe moldeando la política en el futuro. "El distrito es el evaluador, no el evaluado", dijo McKenna. "¿La gente a la que vas a evaluar te debe dar aprobación para el proceso y el procedimiento? ¿Es su intención establecer cómo serán evaluados?

El personal del distrito le aseguró a McKenna que el rol del grupo era de asesoramiento, y Ekchian dijo que las reuniones entre un grupo de trabajo del personal del distrito y los líderes de las escuelas chárter se han centrado en generar confianza, lo cual había faltado.

"Cuando escucho el término falta de confianza, ¿quién no está confiando en quién?", Preguntó McKenna. "Si soy el evaluador ... ¿cuál es mi responsabilidad para ganar confianza? Si no soy de confianza, ¿se supone que debo modificar mi supervisión para ser más confiable?

Valerie Braimah, directora ejecutiva de City Charter Schools, abordó la pregunta de McKenna directamente. "Nuestras escuelas realmente creen en las relaciones de confianza entre el supervisor y el supervisado", dijo. "Lo que hemos encontrado en nuestras escuelas, la supervisión basada en la confianza produce un mejor rendimiento. Por lo tanto, creemos que este proceso de construcción de confianza y colaboración entre escuelas chárter y el distrito que los autoriza resultará en mejor rendimiento. "