El nuevo líder de LAUSD, un hombre cumplidor, no ostentoso, dice que "El cambio debe suceder"

 EL NUEVO SUPERINTENDENTE DE LAUSD AUSTIN BEUTNER JUNTO CON ESTUDIANTES DE BELMONT HIGH, LA PRESIDENTA DE LA JUNTA MONICA GARCIA Y EL VICEPRESIDENTE NICK MELVOIN EL MIÉRCOLES

EL NUEVO SUPERINTENDENTE DE LAUSD AUSTIN BEUTNER JUNTO CON ESTUDIANTES DE BELMONT HIGH, LA PRESIDENTA DE LA JUNTA MONICA GARCIA Y EL VICEPRESIDENTE NICK MELVOIN EL MIÉRCOLES

El nuevo superintendente del LAUSD, Austin Beutner, es hijo de un inmigrante supervisor de fábrica que huyó de los nazis y una madre que era profesora de lectura. En la escuela secundaria, lavaba platos en un restaurante, trabajaba en una fábrica de detergentes y manejaba un camión de reparto para una florería.

Su familia se mudó cinco veces, y cada vez, sus padres eligieron el vecindario con las mejores escuelas públicas. Armado con una excelente educación, Beutner trabajó en finanzas y, a los 29 años, se convirtió en el socio más joven de su empresa de capital privado. Posteriormente fundó su propia firma bancaria de inversión, pero un evento que cambió su vida hace una década cambió sus prioridades.

"Tuve un mal accidente en bicicleta de montaña. Me rompí el cuello", dijo. "Por extraño que parezca, la parte que más recuerdo es que sacaron grava de mis nudillos".

Tardó un año en recuperarse, y "durante ese tiempo decidí que quería pasar el siguiente capítulo de mi vida trabajando para mejorar nuestra comunidad", dijo. "Para asegurarme de que otros en la comunidad tuvieran las mismas oportunidades que yo. Y la mejor oportunidad que me dieron fue una gran educación pública ".

Beutner se sinceró en su primera conferencia de prensa el miércoles en Belmont High, donde reconoció que era una "elección no convencional" para liderar el segundo distrito escolar más grande porque su experiencia profesional es en negocios y finanzas en vez de educación.

"Pero el distrito se encuentra en una encrucijada", dijo. "Nos enfrentamos a algunos problemas difíciles. Las decisiones difíciles son solo eso, difícil. Pero nuestra junta escolar es capaz de tomar decisiones difíciles. Sé, por ejemplo, que no fue fácil elegirme".

Con una actitud seria y sobria, presentó el caso de por qué el distrito necesita cambios. "El distrito unificado de LA está progresando", dijo, "pero el status quo no es lo suficientemente bueno".

Rodeado de estudiantes, Beutner dijo que el LAUSD "existe para un propósito: atender las necesidades de los estudiantes y proporcionar la mejor educación posible".

En este momento, menos del 40 por ciento de los estudiantes son competentes en lectura y menos de un tercio en matemáticas. "Eso no es aceptable", dijo. "Menos del 10 por ciento de los niños afroamericanos y latinos que se gradúan son elegibles para postularse a los sistemas Cal State y UC. Esta brecha de oportunidad debe ser abordada y los recursos para apoyar el esfuerzo deben hacerse disponibles".

A Beutner se le dará la responsabilidad de mejorar el rendimiento académico de los estudiantes y cerrar la brecha racial en rendimiento en un momento en que el distrito se enfrenta a una crisis presupuestaria masiva que es "muy grande y muy real".

Los problemas, sin embargo, son reparables. "Trabajando juntos, podemos resolverlos", dijo. "No soy ingenuo. Cambiar cualquier organización, especialmente una con 60,000 empleados y muchas partes interesadas cuyos intereses no siempre se alinean, no va a ser fácil y no sucederá de la noche a la mañana, pero el cambio debe ocurrir".

Beutner hizo un llamado a la comunidad - empresas y organizaciones filantrópicas y grupos religiosos en Los Ángeles - para intervenir y "aumentar su compromiso de ayudar a los niños y ayudar a las escuelas".

También reconoció que su propia tarea implica llegar a todos los interesados, especialmente a los padres. "Necesitamos escuchar e involucrarnos con la comunidad", dijo Beutner. "El distrito tiene que ser más transparente y responsable ante los padres y las comunidades a las que sirve...Uno de los desafíos que tenemos es asegurarnos de que todas las partes interesadas relevantes de la comunidad -- los padres, los líderes cívicos, las personas que trabajan en el distrito, los profesores -- sean parte de esta conversación".

Beutner presentó algunas prioridades para el cambio. "Las instalaciones deben ser limpias, seguras y acogedoras, y los líderes escolares deben estar facultados para tomar decisiones que respondan a las necesidades de su escuela y su comunidad", dijo. "Necesitamos involucrar y empoderar a los padres que confían tanto en el distrito unificado de LA para ayudar a que sus hijos tengan éxito. Y tenemos que abordar los problemas presupuestarios".

Su mayor promesa fue ser "honesto y transparente" con los estudiantes de LAUSD. "Si las cosas no están bien, no endulcemos la verdad. Tengamos una conversación sincera. Y descubramos cómo hacerlo bien".

Si bien es probable que Beutner tenga que tomar algunas decisiones difíciles y dolorosas para consolidar las escuelas con baja matrícula y, tal vez, despedir empleados, dijo que no es su primera prioridad hacer recortes.

"'Recortes' es esta noción que de alguna manera existe en el éter y que impacta las vidas de quienes hacen el trabajo, pero, más importante, impacta lo que sucede en el aula", dijo. "Antes de llegar a eso, debemos dar un paso atrás y decir cuáles son nuestros valores como organización. Qué es lo que priorizamos, y asegurarnos de que los recursos vayan allí".

Beutner también indicó que no intentaría equilibrar el presupuesto cerrando las escuelas chárter de alto rendimiento y obligando a los niños a regresar a las escuelas tradicionales del LAUSD. Apoyaría a todos los niños que asisten a escuelas públicas, sin importar el modelo, y enfrentar las escuelas chárter contra las escuelas tradicionales del distrito es una "opción falsa".

 LA PRESIDENTA DE LA JUNTA DEL LAUSD, MÓNICA GARCÍA Y EL SUPERINTENDENTE AUSTIN BEUTNER EN BELMONT HIGH

LA PRESIDENTA DE LA JUNTA DEL LAUSD, MÓNICA GARCÍA Y EL SUPERINTENDENTE AUSTIN BEUTNER EN BELMONT HIGH

"Hay 500,000 niños que van a las escuelas públicas tradicionales todos los días en Los Ángeles. Asegurémonos de proporcionarles la mejor educación posible", dijo. "No creo que esto sea chárter, no chárter, es más que eso, es más profundo que eso. Esto es, cómo vamos a asegurarnos de que todos y cada uno de los niños, los 500,000 niños en la educación pública tradicional, los 100,000 niños en educación chárter ... reciban la mejor educación posible, y necesitamos ver los intereses de todos ellos."

Hay formas no controversiales de aumentar los ingresos del LAUSD, dijo, señalando su trabajo en el grupo de trabajo consultivo que examina los problemas del LAUSD. Cerca de 80,000 estudiantes de LAUSD están crónicamente ausentes, y debido a que los ingresos se basan en la asistencia de los estudiantes, esto afecta el presupuesto del distrito.

El equipo de trabajo decidió intentar una idea simple: enviar tarjetas postales a las familias. "El anuncio publicitario no te dice ‘vergüenza’. No dice ‘ausentismo’. Dice: "¿Sabías que tu hija se perdió 12 días? El promedio de los estudiantes en su clase era ocho, y esos cuatro días adicionales le dificultarán aprender".

Los anuncios publicitarios fueron muy efectivos, dijo, y si el programa se ampliara a todo el distrito, 8,000-10,000 estudiantes tendrían una mejor asistencia, agregando $10 millones en ingresos.

Beutner reconoció el escepticismo de las partes interesadas sobre su nombramiento para el puesto y explicó por qué su experiencia comercial es una ventaja.

"Un distrito escolar, la educación no es un negocio, pero se pueden usar algunos de los mismos principios: construyes un equipo, aprendes, te informan los datos, puedes responsabilizar a las personas para que hagan el trabajo que se comprometieron a hacer", dijo. "Parte de lo que tengo que hacer es reconocer que puedo aprender, y aprenderé. Tengo que rodearme de personas que saben cómo funciona este distrito, que saben más sobre lo que sucede en el aula que yo".

Señaló que su decisión de realizar su primera conferencia de prensa en una escuela en lugar de la sede del LAUSD reflejaba su desprecio por la burocracia del distrito y una visión de descentralización y más autonomía en el sitio escolar. "Beaudry me recuerda más a la cárcel del condado que al lugar donde ocurre la magia", dijo. "Y aquí es donde sucede la magia".

La manera directa y discreta de Beutner también dio una indicación de que priorizaría la sustancia sobre lo ostentoso y los resultados reales sobre la política y las relaciones públicas. El vicepresidente de la junta, Nick Melvoin, dijo que ya habíamos visto suficiente charla de la junta sobre los problemas sin "suficiente acción adjunta".

"La acción, especialmente la acción incómoda, la acción difícil, la acción que compensa años de inacción, pueden ser difíciles", dijo Melvoin. "Sin dudas es más difícil que solo hablar sobre el problema".

Beutner lo expresó de manera simple: "Me enfoco en hechos, no en palabras".