Cómo California puede abordar la brecha en rendimiento

boardwatch-5-9-18.jpg

California les está fallando a muchos de sus estudiantes negros, latinos y de bajos ingresos, según los resultados publicados recientemente de la Evaluación Nacional de Progreso Educativo, a menudo referida como la boleta de calificaciones de la nación. Los resultados de NAEP muestran que el 85 por ciento de los estudiantes negros del 4° grado del estado evaluaron por debajo del nivel competente en matemáticas, un número que en realidad empeora con el tiempo. Para el 8° grado, el 90 por ciento de los estudiantes negros evaluaron por debajo del nivel competente en matemáticas.

Las cifras no son mucho mejores para los estudiantes latinos o de bajos ingresos. Los resultados de lectura para los estudiantes de color en California también son desalentadores, y la brecha racial en rendimiento sigue siendo una desgracia alarmante en nuestro estado. Un 81 por ciento de los latinos de 8° grado son evaluados por debajo del nivel de competencia en lectura. Y en cada categoría, los estudiantes blancos obtuvieron al menos un 25 por ciento por encima de sus homólogos negros, latinos y de bajos ingresos. Los estudiantes asiáticos hicieron una demostración aún más fuerte en todos los ámbitos.

La miembro de la Junta de Educación de LAUSD Monica García (BD2) presenta una ambiciosa resolución el martes para cerrar la brecha en logros en LAUSD, donde casi dos tercios de los estudiantes de 3º a 8º grado, así como los de 11º grado, no cumplen con los estándares en Artes del Lenguaje Inglés y matemáticas en exámenes Smarter Balanced.
 
La resolución establece metas altas para todos los niños: exige que el 100 por ciento de los estudiantes de 3º grado cumplan o superen los estándares en las pruebas estatales, y el 100 por ciento de los graduados de la escuela secundaria califiquen para una universidad de 4 años en California, lo que significa recibir una C o superior en cursos A-G de preparación para la universidad. La resolución también exige que todos los niños identificados como estudiantes del idioma inglés en kindergarten reclasifiquen para el final del 6° grado.

Mientras LAUSD intenta cerrar la brecha, Speak UP habló con Ryan J. Smith, Director Ejecutivo de The Education Trust-West, una organización de defensa, sobre los sombríos resultados de NAEP. Dijo que no todas son malas noticias, y que hay motivos para la esperanza. Una versión abreviada de esa conversación sigue.

Speak UP: ¿Cuál es la gran lección, si la hay, de los recientes resultados NAEP de California?

Ryan J. Smith: Los resultados son mixtos. En general, las clasificaciones de California mejoraron, y esto es alentador. Muestra que los esfuerzos de California para proporcionar más recursos a los estudiantes desatendidos tal vez generen ganancias. Vemos algunas brechas que se están reduciendo, pero otras se están ampliando, y el crecimiento va en la dirección equivocada.

Básicamente, el crecimiento de estudiantes blancos está superando al crecimiento de estudiantes negros y latinos en todo el estado. De hecho, según nuestro análisis, muestra que el 50 por ciento de los estudiantes latinos y el 57 por ciento de los estudiantes negros en California están por debajo de lo básico en lectura de 4º grado. Eso se compara con el 38 por ciento y el 36 por ciento, respectivamente, en Massachusetts, que es el estado número uno en lectura de 4º grado.
 
También se ve que, aunque California mejoró sustancialmente su clasificación general en lectura de 8º grado, el 81% de los estudiantes negros y latinos tienen un nivel inferior a competente en matemáticas de 8º grado comparado con el 49% de los estudiantes blancos y el 46% de los asiáticos. En pocas palabras, las grandes brechas de equidad persisten y algunas incluso se han ampliado en el estado.

 SU: Entonces realmente no hay mucho para animar.

RS: No creo que estas sean buenas noticias. Creo que deberíamos celebrar donde vemos algún éxito. Pero realmente este es un llamado a la acción que el estado debe hacer más por sus estudiantes negros y latinos.
 
SU: ¿California es una anomalía en términos del tamaño de las brechas de rendimiento?

RS: Hay otros estados [que] tienen brechas de logros, aunque hay algunos estados que han podido reducir estas brechas más que California. Y California también en el ranking general, ya sabes ... hay puntajes que muestran que aún más generalmente tenemos trabajo por hacer. Por ejemplo, California ocupa el lugar 45 en matemáticas NAEP de 4º grado. Ocupa el lugar 37 en la lectura NAEP de 8º grado. Ocupó el lugar 43 en la lectura de 4° grado. Por lo tanto, no solo tenemos carencias, sino que también, en algunos casos, estamos en la parte inferior de los estados cuando se trata de evaluaciones realmente importantes.
 
SU: ¿Y así es como hemos estado por un tiempo?

RS: Sí ves algún progreso. Diré esto: se ve algún progreso general para los estudiantes afroamericanos y latinos. Estamos viendo más éxito. El desafío es que las brechas permanecen. En 1992, se vio la brecha negro-blanco en 39 puntos y la brecha entre blancos y latinos en 31 puntos. Se ha visto un crecimiento definitivo para todos estos grupos, por lo que estamos viendo progresos. Pero en 2017, la brecha negro-blanca es de 27 puntos y la brecha hispano-latina es de 22 puntos cuando se trata de matemáticas de 4º grado. Entonces, aunque estamos reduciendo algunas brechas, necesitamos ver más progreso para cerrar estas persistentes brechas de equidad en esta generación.

SU: Parece que hay muchas personas bien intencionadas hablando sobre este problema, que desean mejorar las cosas. Entonces, ¿qué no está pasando?

RS: las brechas en rendimiento son un reflejo de las brechas de oportunidad. Los recursos que brindamos a los estudiantes y los desafíos para las comunidades marginadas, tienden a darles menos recursos. Y hay un par de maneras. Si eres un estudiante afroamericano o latino en este estado, es menos probable que tengas acceso a maestros diversos y eficaces. Es menos probable que tengas acceso a consejeros universitarios. Es menos probable que tengas acceso a cursos rigurosos como la secuencia A-G, las clases AP y honores, física y cursos de cálculo. Entonces, aquellos que históricamente menospreciamos, seguimos desaprovechando. Y esas no son decisiones que toman los estudiantes o hacen las familias. Esas son decisiones que nosotros, dentro del sistema educativo, seguimos tomando, y tenemos que asumir alguna responsabilidad por eso.

SU: muchas de las cosas que mencionas se relacionan con estudiantes mayores. ¿Qué tal antes del cuarto grado?

RS: Hay un par de cosas. La investigación muestra que el factor más importante en el éxito estudiantil es quién les está enseñando y cómo se les está enseñando. Por lo tanto, el hecho de que los estudiantes de primaria de color y los [niños] de bajos ingresos tengan menos acceso a maestros efectivos es absolutamente importante. Cuando miras los puntajes de lectura de cuarto grado, es una indicación de que algunos estudiantes necesitan más apoyos que nosotros no los estamos brindando. Sí, también tenemos que pensar en cómo mejoramos las oportunidades de aprendizaje temprano y el acceso a las oportunidades de aprendizaje temprano para los estudiantes.
 
Muchas personas señalan la palabra "brecha" y dicen que muchos de estos estudiantes se quedan atrás en lo que respecta al vocabulario, y eso es cierto. Pero, lamentablemente, los datos muestran que incluso los estudiantes que se quedan un poco rezagados terminan muy rezagados una vez que están en nuestros sistemas. Entonces, en realidad estamos exacerbando esas brechas. No los estamos cerrando. Hay cosas que estamos haciendo que lamentablemente están creando barreras para los estudiantes.

SU: me doy cuenta de que probablemente no pueda dar una receta completa en unos minutos. Pero, ¿qué hay que hacer?
 
RS: Si queremos cerrar las brechas de oportunidades y logros en esta generación, creo que hay un par de cosas que se pueden hacer. Lo primero que tenemos que hacer es poner a disposición de todos los estudiantes oportunidades de aprendizaje temprano de alta calidad, sin importar dónde vivan. (Eso es preescolar). Las otras cosas son, tenemos que ofrecer y garantizar relevancia académica, rigor y apoyo. Cuando observamos escuelas y distritos de alto rendimiento, ofrecen a los estudiantes oportunidades de aprendizaje enriquecedoras, ofrecen GATE ... Usted tiene maestros efectivos que hacen la instrucción relevante para estudiantes de diversos orígenes. Necesitamos asegurar un acceso equitativo a maestros efectivos y diversos. Eso es importante, sin dudas.

Necesitamos extender el tiempo de aprendizaje para aquellos que están atrasados. Las oportunidades de aprendizaje fuera del día escolar permiten a los estudiantes enriquecer su aprendizaje y ponerse al día si están académicamente rezagados. Entonces, debemos pensar: ¿Cómo conectamos nuestros programas después de la escuela con el contenido instructivo que nuestros estudiantes están aprendiendo? ¿Cómo pensamos en las oportunidades de aprendizaje de verano como una forma de atrapar a los estudiantes y asegurarnos de que estamos cerrando las brechas?
 
Tenemos que mejorar el clima escolar y corregir la disciplina escolar. No puedes enseñar a los estudiantes si no están en el aula. Y sabemos que la suspensión y la expulsión afectan desproporcionadamente a los estudiantes negros y latinos, particularmente a los estudiantes varones negros y latinos. Tenemos que pensar en implementar enfoques basados n investigaciones como los programas de justicia restaurativa y la intervención de conducta positiva y los apoyos que ayudan a resolver conflictos en lugar de alejar a los estudiantes del aula. Y lo último, tenemos que fortalecer aulas y comunidades juntas. Entonces, debemos proporcionar una amplia gama de apoyos sociales y emocionales para estos estudiantes también.

SU: hay un costo asociado con muchas de estas estrategias. ¿El dinero está ahí?

RS: Obviamente, lo que gastamos es un reflejo de nuestros valores. California se encuentra en la mitad inferior de los estados cuando se trata de gastos por alumno. Entonces, tenemos que abordar cuestiones de adecuación fiscal. Necesitamos tener más recursos. Pero diré que los recursos por sí solos no cerrarán las brechas. Es cómo gastas el dinero.

La idea es que te asegures de que lo que sea que estés invirtiendo [esté] conectado a prácticas basadas en la evidencia que demuestren que podemos obtener resultados, porque hay momentos en que hemos tenido mucho dinero, y estas lagunas se han mantenido. Entonces, no es solo una cuestión de dinero. Otra cosa que diré es que, dada la cantidad de dinero que gasta nuestro estado en construir prisiones y alojar prisioneros, uno esperaría que fuéramos proactivos e invirtiéramos ese dinero en nuestros sistemas educativos.
 
SU: ¿Hay alguna razón para tener esperanza?

Creo absolutamente que debemos tener esperanza porque vemos escuelas y distritos que están reduciendo y cerrando estas brechas de oportunidades y logros todos los días. Lanzaremos investigaciones este verano para mostrar las mejores escuelas y distritos, aquellos que lo han hecho y que siguen superando las expectativas cuando se trata de apoyar a estudiantes de color y estudiantes de bajos ingresos. Si se puede hacer en escuelas y distritos específicos del estado, se puede hacer en todas partes. Realmente la pregunta es, tenemos que enfocarnos en cerrar estas brechas para siempre.

SU: ¿Qué tipo de impacto, si lo hay, puede tener el superintendente estatal de instrucción pública?

RS: El Superintendente de Instrucción Pública del Estado puede hacer un par de cosas que creo que son realmente importantes. Número uno, dirigen el Departamento de Educación de California. Entonces estarán a cargo de contratar y administrar al personal que establece la visión de cómo debe proceder California respecto a la educación. También son importantes para enviar mensajes a las prioridades del estado, lo cual es realmente esencial.

Otra cosa que diré es que necesitamos a alguien que establezca una visión de que el cierre de las brechas en logros y oportunidades está en el centro de la agenda educativa de California. Si lo piensas, uno de cada cinco estudiantes son estudiantes de inglés. Tres de cada cinco estudiantes son negros o latinos. Tres de cada cinco estudiantes tienen bajos ingresos. A menudo llamamos a estos grupos subgrupos o minorías, pero estos son la mayoría de los estudiantes en California. Entonces, si no estás hablando de mover la aguja para niños de color y pobres, entonces estás poniendo en peligro la economía de California. Estás poniendo el futuro de California en peligro. Entonces este debería ser un tema que tanto el superintendente estatal como los candidatos a gobernador prioricen primero.
 
--Leslee Komaiko