Superintendente de LAUSD: 'Necesitamos padres en ese cuarto con nosotros, para tomar decisiones más informadas y mejores'

Al borde de lo que podría ser la primera huelga de maestros de LAUSD desde 1989, Speak UP se reunió con el superintendente de LAUSD Austin Beutner para discutir negociaciones laborales, el poder de los padres y cómo resolver la crisis financiera del distrito mientras se priorizan las necesidades de los niños. La siguiente es una versión editada de esa conversación.

Speak UP: Ha estado en el trabajo solo unos meses, y ya está en medio de todo. ¿Cómo le va?

Austin Beutner: Es un honor y un privilegio. La oportunidad de marcar una diferencia en la vida de un niño, no hay una vocación más alta que esa. Se trata de los niños. De eso se trata. Creo que lo podemos hacer mejor para los niños.

SU: Hay mucha presión para no mirarlo a través de ese lente.

AB: Sí, hay presión, hay práctica, hay normas históricas, hay adultos que a veces dicen cosas, y uno se rasca la cabeza y dice, "¿dónde está el niño en eso?"... Me veo como, quizás, el jefe defensor de niños. Mi trabajo como superintendente es facilitarle a ese gran maestro hacer su trabajo y hacerlo mejor para ese estudiante.

SU: Usted viene en un momento desafiante. El distrito tiene problemas financieros y usted tiene antecedentes financieros. Sin embargo, la atención médica para jubilados y pensiones está asumiendo una parte cada vez mayor del presupuesto y, según las proyecciones, llegará al 50 por ciento. Tenemos un acuerdo de atención médica de tres años que se realizó antes de que usted ingresara, lo que limita la flexibilidad allí. ¿Qué puede hacer para ayudar a estabilizar el presupuesto a largo plazo de una manera que no dañe a los niños?

AB: Es la pregunta correcta. Primero, tenemos que hacerlo mejor. Podemos celebrar tasas de graduación de cifra récord, pero al mismo tiempo, ¿qué tan competentes o conocedores son esos estudiantes? Aproximadamente la mitad de los estudiantes que se gradúan ni siquiera son elegibles para postularse a los sistemas universitarios estatales. Dos tercios de nuestros estudiantes no son competentes en matemáticas. Un estudiante que no es competente en matemáticas, ¿se graduó? Mi misión es ayudar a esos estudiantes a ser competentes y conocedores, en particular a aquellos que más lo necesitan.

Nuestros presupuestos y nuestros recursos financieros deben alinearse para ayudar a los estudiantes más necesitados. El presupuesto es realmente un conjunto de opciones. Si gastamos [más] en atención médica, gastamos menos en otra cosa. ¿Qué es esa otra cosa? ¿Y esa es la opción que la comunidad como un todo y todas las partes interesadas piensan que es la elección correcta?

SU: Pero sabemos que no puede hacer nada con respecto a las contribuciones de pensiones establecidas por el estado. El acuerdo de salud está cerrado por tres años. Dadas las limitaciones, ¿el tamaño de las clases aumentará inevitablemente? ¿Los despidos de maestros son inevitables?

AB: Para 2020, debemos estabilizar las cosas por un par de razones. Se pronostica que perderemos alrededor de medio billón de dólares este año y más o menos lo mismo el próximo año y el próximo. De manera acumulativa, gastaremos aproximadamente $1.5 mil millones más de lo que percibimos. Tenemos alrededor de $1.2 mil millones en el banco. Entonces, si gastamos $1.5 mil millones, nos quedamos sin dinero. Eso es matemáticas.

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto? Tendremos que realinear los recursos, es decir, menos en el centro, más en el sitio escolar. Vamos a tener que mirar todas las vacas sagradas para ver dónde podemos ser más eficientes. Y es probable que necesitemos más ingresos. Actualmente recibimos alrededor de $16,000 por estudiante en promedio. Yo personalmente pondría la educación pública número 1 en mi lista. Muy pocas personas dirían que $16,000 son suficientes. Necesita ser más.

La forma en que obtenemos más es si nosotros y todos nuestros grupos de interés confian en que lo usamos sabiamente, que estamos logrando un mejor conjunto de resultados, para que más estudiantes se vuelvan competentes y estén más informados, y podamos convencer al público en general de que nos apoyen.

SU: Hablemos de las negociaciones contractuales de United Teachers Los Angeles. El sindicato recientemente declaró un impasse, y los maestros tendrán un voto sobre huelga este mes. LAUSD ha presupuestado los mismos aumentos del 6 por ciento que le está dando a los administradores y otros trabajadores escolares. Algunas personas han sugerido que el jefe del sindicato tiene la intención de golpear sin importar lo que ofrezca el distrito. ¿Crees que es verdad?

AB: Sería el último en poder decirle los motivos del liderazgo de UTLA. Pero déjeme decir algunos hechos. Primero, tenemos desafíos presupuestarios. Hemos compartido esos. UTLA no los ha refutado. Hemos estado en la mesa durante un año y medio. La posición de UTLA es prácticamente idéntica a la de hace un año y medio. Podríamos ponerlo en tres cubos. El primero es un conjunto de valores sobre la comunidad a la que servimos [que involucra inmigración y espacios verdes de la comunidad] con los que realmente estamos de acuerdo, pero no es lo que hacen las escuelas. Entonces, los eliminaron de su lista de demandas.

Hay un segundo cubo que llamaré control sobre el sitio de trabajo. Por ejemplo, a UTLA le gustaría tener menos escuelas magnet. Creemos que los magnets son una de las mejores cosas que tenemos en marcha. La inscripción en escuelas magnet ha aumentado más del 35 por ciento en los últimos cinco o seis años. Los padres los eligen. Los resultados de los estudiantes son muy buenos en magnets. Hay listas de espera para magnets. Queremos más.

Ellos piensan que el liderazgo de UTLA debería decidir qué pruebas tomarán los estudiantes. Ya tenemos al estado involucrado, el gobierno federal involucrado. No creemos que esto sea algo que deberíamos o podríamos negociar con el sindicato.

Y luego hay una agrupación de cosas que son económicas. Quieren clases de menor tamaño. Nosotros también. Quieren un consejero en cada escuela. Nosotros también. Cuestan dinero, ¿de acuerdo? Quieren aumentos [más grandes que los que otros empleados reciben en sus nuevos contratos]. En cuanto a los problemas económicos, si sumamos lo que propusieron como paquete, nos dijeron que se trata de un paquete, lo tomamos o lo dejamos, el paquete completo costaría alrededor de $1 mil millones al año. No tuvimos más remedio que decir que no. Si hubiéramos dicho que sí, estaríamos en bancarrota ahora mismo. Estaríamos bajo la administración judicial del estado.

SU: Cuando otras entidades del gobierno de California han quebrado en el pasado, los beneficios de salud de los empleados se han reducido o retirado por completo.

AB: De acuerdo con la ley de California, entramos en suspensión de pagos. Con un déficit de $1.5 mil millones, nos quedamos sin dinero. Y solo dos cosas pueden suceder entonces. O bien el estado hace una asignación especial solo a Los Ángeles, lo cual no creo que sea probable. Entonces queda un extraño que hace una serie de cortes draconianos. Entonces lo miro y digo, parecen querer un impasse. Lo hicieron evidente. Para qué fin, no estoy seguro.

SU: Parece que quieren huelga, y eso va a impactar a los niños. ¿Cómo vas a lidiar con eso?

AB: Vuelve a los valores de la comunidad. ¿Una huelga beneficia a los estudiantes? ¿Una huelga beneficia a los padres? ¿Una huelga beneficia a la comunidad? ¿Una huelga beneficia a los miembros? Mi madre fue maestra durante muchos años, parte de los votos de huelga en diferentes momentos de su carrera. Y uno siempre debe hacer la pregunta, ¿de qué trata la huelga? Se trata de la serie de demandas económicas que no podrían cumplirse incluso si Santa Claus baja y dice: “Santa Claus puede negociar para el distrito”. El trineo de Santa no tiene mil millones y medio de dólares en él.

SU: ¿Hay alguna posibilidad de que intenten obligar al estado a proporcionar más fondos?

AB: La última vez que miré, el estado no está en esta negociación. Lo que hemos propuesto, y lo que hemos acordado con todas las otras unidades de negociación, es que juntos vayamos al estado. Deberíamos trabajar juntos, de modo que para 2020 hayamos presentado el caso al público en general, a los votantes, de que necesitamos recursos adicionales. Esto terminará siendo algo en una boleta electoral en 2020. Y deberíamos trabajar para generar apoyo para ello.

No veo cómo un ataque genera apoyo para eso. Para mí es muy claro los intereses de los estudiantes, los padres, las comunidades a las que servimos y todos y cada uno de nuestros empleados, incluidos los maestros, que todos estamos en mejores condiciones si podemos evitar una huelga. Hemos establecido una base equitativa con nuestras otras unidades de negociación para aproximadamente el 6 por ciento [en aumentos]. Esperamos que podamos alcanzar una resolución justa con UTLA.

SU: Obviamente, los niños se ven muy afectados por estas conversaciones contractuales. ¿Por qué no se les da a los padres un asiento en la mesa para representar los intereses de los niños?

AB: Esa es una buena pregunta. Veo esta mesa en la que estamos sentados, todos pertenecen a esta mesa. Deberíamos ser abiertos, y un padre - deberían sentarse en esta mesa. Si los padres nos dicen que queremos menos escuelas magnet, tendremos menos magnets. Si los padres nos dicen que queremos más, lucharemos para asegurarnos de que tengamos más. Entonces, deberían participar más con nosotros, y cualquier cosa que podamos hacer para informar mejor a los padres sobre lo que funciona y lo que no funciona, creemos que tendremos un mejor resultado.

SU: Los padres a menudo sienten que están gritando al viento. No tienen poder sistémico que les da peso a sus voces.

AB: Tienen poder. Ellos pueden votar. Ellos deberían votar.

SU: Definitivamente, aunque los padres indocumentados no pueden votar en las elecciones de la Junta Escolar de Los Angeles, y tenemos muchos padres indocumentados en el distrito de Los Angeles.

AB: Los padres indocumentados tienen amigos, vecinos, colegas que son votantes. Por lo tanto, su capacidad para influir en el resultado es hacer que su voz se escuche en voz alta y de manera consistente. Creemos que tienen un buen mensaje, que es que están abogando por su hijo, el alumno. Vamos a tratar de hacer un mejor trabajo compartiendo lo que creemos que es importante en el contrato y cómo podemos cambiar las cosas. Necesitamos padres en esa habitación con nosotros, tomando decisiones más informadas y mejores.

SU: Lo que nuestros padres nos dicen que quieren más que nada es un maestro de calidad. Pero en las escuelas con el rendimiento más bajo, rara vez se evalúa a los maestros, y cuando si se evalúan, casi por unanimidad obtienen excelentes evaluaciones. Algo está mal con ese sistema.

AB: El mayor determinante en el éxito del estudiante es la calidad del maestro, no hay duda. Tenemos un desafío de gestión y laboral. ¿Estamos aquí para proteger al único maestro que probablemente no debería estar en el aula? ¿O estamos aquí para asegurarnos de que el 99.9 por ciento de los maestros que están haciendo un buen trabajo tengan el apoyo que necesitan? Nosotros y nuestros socios laborales podríamos estar en desacuerdo sobre eso.

SU: Este concepto de maestros "imprescindibles" confunde a los padres. La junta decidió recientemente que el 25% de las escuelas de menor rendimiento no tendrán que contratar docentes que nadie quiera contratar, pero eso significa que los demás lo harán. Algunos distritos cercanos simplemente les pagan a estos maestros para que renuncien. ¿Por qué LAUSD no puede lidiar con esto y decir que ninguna escuela debe ser forzada a aceptar un maestro que nadie quiere?

AB: Esa es una muy buena pregunta.

SU: Probablemente usted no pueda hacer eso unilateralmente sin el apoyo de la junta. Pero aparte de eximirlos de tomar los maestros imprescindibles, ¿de qué otro modo podemos mejorar el rendimiento de las escuelas de bajo rendimiento crónico que no tienen una rendición de cuentas real?

AB: Encuentro la etiqueta en sí misma objetable. Los restaurantes con bajo rendimiento crónico cierran. Los doctores con bajo rendimiento crónico no tienen pacientes porque los pacientes se van a otro lado o mueren. Entonces, ¿cómo llegó alguna vez a este punto? Tenemos que hacer algo muy diferente. Otros distritos, otros estados, otros líderes escolares han hecho algunas cosas diferentes, y nosotros vamos a tener que hacerlo.

SU: ¿Estás hablando de cerrar escuelas?

AB: Otros estados han hecho eso. Al decir "significativamente diferente," aún no sé qué es. [El] cambio incremental no funcionó. Volver a etiquetarlo, llamarlo de otra manera no ha funcionado. Sabemos lo que no funcionó, así que deberíamos ser mucho más audaces. Si solo hiciéramos una cosa durante mi mandato aquí, suponiendo que permanezcamos solventes, sería eso. Porque cuando desglosas los datos, ahí es donde radica el desafío. Son esos estudiantes que entran con dificultades, y salen con dificultades. No podemos dejar que eso continúe.

SU: Usted mencionó que está en curso una reestructuración del distrito, una nueva imaginación. ¿Puede decirnos cómo se verá eso?

AB: Si piensas en el distrito escolar actual, organizado en torno a una organización descendente y orientada al cumplimiento, el poder está en el centro. Las reglas emanan del centro. Los presupuestos emanan del centro. Comencemos con ese estudiante con quien comenzamos nuestra conversación. Construyamos una escuela a su alrededor. Veamos cómo se puede utilizar adecuadamente la escuela [y motivar] a la comunidad para apoyar a esa escuela.

Si consideramos [a una escuela] como parte de la comunidad definida por límites de autopistas, geografía, datos demográficos, programas, encontrará una comunidad de escuelas. La gente local, los padres, la comunidad local pueden involucrar mejor a las escuelas en su vecindario, en lugar de tratar de conectar Chatsworth y San Pedro, que están a muchas millas de distancia conectadas de algún modo a través de [la sede del LAUSD en] Beaudry. Eso no tiene sentido.

Tenemos 500,000 estudiantes en escuelas públicas tradicionales, 100,000 y algo en escuelas públicas chárter divididas en seis distritos "locales". Pero eso es solo "local" porque es menos que el todo. Cada uno de ellos tiene aproximadamente 100,000 estudiantes. Son gigantescos. Y mira las geografías: el distrito local sur comienza en San Pedro hasta llegar a Gardena. Muy pocas personas pensarían en eso como una comunidad. El distrito local al oeste de Palisades a Watts. Para que seamos realmente responsables ante una comunidad local, necesitamos tener escuelas locales. Lo que tenemos se construyó de arriba hacia abajo y no de abajo hacia arriba. Quiero reconstruirlo de abajo hacia arriba, y creo que vamos a encontrar algunas cosas que podemos hacer que sean más sensibles hacia ese alumno, esa escuela.

SU: ¿Hay áreas en la burocracia que estén listas para ser eliminadas?

AB: Creo que hay. Prefiero pensar que es una redistribución de la escuela. Descentralizar, no solo por el bien de la descentralización, [sino] acercar la toma de decisiones al alumno, más cerca de la escuela con el nivel correcto de supervisión y responsabilidad. Y creo que la transparencia es un gran lugar para comenzar. Entonces, en las próximas semanas, nos aseguraremos de que la gente tenga acceso a la información.

SU: ¿Qué tipo de información vamos a obtener?

AB: Lo que sea que quieras ver. Eso es importante porque no debería haber preguntas en la comunidad. También creo que desglosar lo que sucede en LA Unificado es muy importante porque atendemos a los estudiantes en 700 millas cuadradas. Cada uno de esos viajes de la vida diaria de los estudiantes es muy diferente. Los datos abiertos nos ayudarán a descubrir dónde están nuestras necesidades más grandes. 

SU: La junta aprobó una resolución de Kids First (niños primero) el julio pasado, diciendo que todo lo que hace el distrito tiene que examinarse para ver cómo afecta a los niños, y sus necesidades deben ser prioritarias. Se suponía que debía haber un análisis de cada acción de la junta, pero realmente no hemos visto que se haya implementado, y no hay un mecanismo de aplicación. ¿Los padres deberían tener algún mecanismo legal para desafiar las políticas del LAUSD que no ponen a los niños primero?

AB: No soy el mejor para hacer comentarios sobre la ley, pero cuando hacemos compromisos con nuestros padres, nuestros estudiantes y la comunidad, debemos cumplir con esos compromisos.

SU: La junta también aprobó una evaluación del marco de desempeño para ayudar a los padres a entender cómo les está yendo a las escuelas, y dirigió a LAUSD a crear un grupo de trabajo con los padres para desarrollar eso. ¿Qué está pasando con eso?

AB: Está en marcha. Los padres serán parte de todo lo que hacemos. En las próximas semanas y meses, vamos a compartir más información sobre el distrito en su conjunto y la posibilidad de desglosarlo por una escuela individual o tipo de escuela. Eso se convierte en una pieza fundamental para el marco de rendimiento. El objetivo es asegurarse de que todos sepan dónde están las buenas escuelas en su comunidad.

SU: ¿Hay algún otro plan o prioridad que quiera compartir?

AB: A veces, el mejor camino para mejorar algo es hacerlo más simple, más fácil de entender, eliminar la burocracia, las regulaciones y las reglas. Así que no estamos en busca de polvo mágico. Centrémonos. Simplifiquemos. Asegurémonos de que los programas que hacemos estén marcando la diferencia. Apoyemos ésos. Simplifiquemos el trabajo del director, estar en el aula, estar presentes con los padres, no tener que lidiar con la burocracia. Asegurémonos de que los maestros reciban un pago justo, reciban apoyo en el trabajo que realizan, reciban la capacitación que necesitan y se les otorgue la autonomía y el tiempo para desarrollar una relación con sus alumnos. Para ayudar al alumno individual a ser competente y conocedor. Para mí, hay virtud en la simplicidad y la claridad y el enfoque, no necesariamente una búsqueda de otra solución mágica.