UTLA regresa a la mesa de negociaciones luego de aumento en presión por parte del clero negro, líderes empresariales

bw-1.16.19-second-1.jpg

Después de enfrentar la presión del clero negro y los líderes empresariales, UTLA regresará a la mesa de negociaciones el jueves, con el alcalde Eric Garcetti intentando mediar una solución.

"Estaremos negociando mañana", dijo el presidente de UTLA, Alex Caputo-Pearl, quien se reunió con Garcetti y el superintendente estatal Tony Thurmond el miércoles. Es probable que las conversaciones continúen durante el fin de semana, agregó.

En una carta redactada el miércoles, más de 20 miembros del clero afroestadounidenses instaron a Caputo-Pearl a volver a la mesa de negociaciones diciendo que "la suerte de los niños afroamericanos no mejora en la línea de piquete".

"En el período previo a la huelga y en su primer día, sus declaraciones públicas han incluido un desinterés por resolver su disputa contractual", decía la carta. "Los negociadores deben estar en la mesa creando una solución para poner fin a la huelga... Su organización debe continuar negociando las 24 horas con nuestros niños y su bienestar como un enfoque".

UTLA interrumpió las negociaciones el viernes pasado, y los líderes sindicales rechazaron, hasta la noche del miércoles, las peticiones de LAUSD para que regresen a las negociaciones. El miércoles temprano, el vicepresidente de la junta, Nick Melvoin, insinuó algún movimiento en una carta a los constituyentes y sugirió que LAUSD necesita ayuda para encontrar más ingresos para satisfacer las demandas de los maestros.

"He estado hablando con el alcalde durante esta semana, y hoy temprano, discutimos futuras mejoras de ingresos a nivel local aquí en Los Ángeles que él podría apoyar", escribió Melvoin. "Esperamos que estas nuevas asignaciones, compromisos y asociación con UTLA, hagan que el sindicato vuelva a la mesa para resolver esto".

Mientras que la carta del clero afroamericano apoyaba el derecho de huelga de los maestros, el clero enfatizó el impacto en los estudiantes negros que están perdiendo un valioso tiempo de instrucción. “¿Cómo recuperarán el tiempo perdido en un paro laboral prolongado los alumnos de 8º grado que van a la escuela secundaria, los de 5º grado que van a la escuela intermedia, los de kindergarten a 1º grado, los alumnos con necesidades especiales y los padres con hijos en el preescolar estatal?

El reverendo John Cager de la iglesia Ward AME dijo que él y otros pastores decidieron enviar la carta después de orar el domingo con su congregación del sur de Los Ángeles que incluye maestros, padres y estudiantes.

"Como padre en LAUSD y padre de un niño con necesidades especiales, mis sentimientos más fuertes son para los padres", dijo Cager. “Conozco el impacto en los padres. Es duro. La mayor necesidad es que todos se sienten, resuelvan esto y que todos regresen a la escuela para que los niños puedan obtener una educación de calidad. ¿Cómo se termina una huelga si no se está negociando?"

Cager también dijo que teme que LAUSD se encuentre en un lugar tan vulnerable que "no pueda soportar un golpe duro".

Una huelga podría ser ese golpe. En tres días, LAUSD ha perdido casi $40 millones como resultado de la huelga.

Una organización comercial llamada The Valley Industry and Commerce Association también le escribió a Caputo-Pearl diciendo que era "muy inadecuado" que los líderes sindicales estuvieran en los piquetes con los maestros en huelga en lugar de tratar de llegar a un acuerdo.

Los manifestantes respaldados por el sindicato también aumentaron la presión sobre la junta, y UTLA transmitió en vivo en Facebook un grupo que protestaba en la casa de la presidenta de la junta, Monica García.

"Dentro y fuera, sé en lo más profundo de mi alma que todos estamos del lado de la educación pública", dijo García a Speak UP. “He trabajado y sigo trabajando arduamente para mejorar los logros en L.A. Unificado al reconocer el poder feroz de los maestros para cambiar vidas y cautivar por completo este momento. ¿Mi casa? ¿Su casa? Eso no es importante. Lo importante es mantener a los niños en la escuela seguros y aprender, terminar la huelga y trabajar juntos para aumentar la inversión para la educación en California. Reconocemos que nuestra comunidad apoya a los maestros y sus demandas y esperamos que podamos trabajar juntos para elevar a todos los niños, familias, maestros y escuelas".

El miembro de la junta Scott Schmerelson rompió filas el miércoles con el resto de la junta, que había presentado un frente unificado contra la huelga. En cambio, escribió una carta diciendo que quería que LAUSD encontrara "fuentes de financiamiento enterradas en nuestro presupuesto existente" para satisfacer las demandas de UTLA. A pesar de que tiene acceso a todos los documentos presupuestarios del distrito, no especificó cuáles eran esas fuentes de financiamiento y no respondió a un correo electrónico solicitando una aclaración.

La asistencia de los estudiantes a la escuela se redujo en el tercer día de la huelga comparado con los dos días anteriores. A los niños en una de las escuelas de mayor rendimiento en el lado oeste, Broadway Mandarin Immersion, les fue mejor que a muchos, dijo uno de los padres, porque varios maestros de mandarín están en los Estados Unidos con visas de trabajo, que no les permite hacer huelga.

"Muchas de las clases tienen al menos uno de los maestros del equipo presente", dijo un padre, cuyo hijo se quejaba de que no podía ver videos y jugar, como esperaba. "Dicho esto, el ritmo relajado es un gran cambio de nuestro rigor académico típico".

Una madre blanca de una escuela primaria del lado oeste que envió a su hijo de regreso a la escuela después de dos días en casa dijo que estaba perturbada por las disparidades raciales que veía. Mientras que las madres blancas estaban en piquetes o llevando a sus hijos a museos y programas educativos caros, los padres negros y latinos que trabajaban no tenían más remedio que enviar a sus hijos a la escuela.