UTLA se compromete a seguir con las negociaciones, "continuar hasta que lleguemos a un acuerdo"

El SUPERINTENDENTe de LAUSD AUSTIN BEUTNER Y SU EQUIPO DE NEGOCIACIÓN

El SUPERINTENDENTe de LAUSD AUSTIN BEUTNER Y SU EQUIPO DE NEGOCIACIÓN

Mientras LAUSD y UTLA regresaron a la mesa de negociaciones el jueves, la asistencia de los estudiantes se redujo en un 37 por ciento comparado con el día anterior para llegar a su nivel más bajo, y las pérdidas netas de la huelga en el distrito aumentaron a $57 millones.

El presidente de UTLA, Alex Caputo-Pearl, y el superintendente, Austin Beutner, se reunieron brevemente con el alcalde Eric Garcetti para establecer algunas reglas básicas el jueves, y luego ambos hombres decidieron delegar conversaciones a sus equipos de negociación. Las dos partes continuaron negociando en el ayuntamiento, con el personal del alcalde mediando hasta poco después de la medianoche. Las negociaciones se reanudan a las 11 am del viernes y se espera que duren durante el fin de semana.

Caputo-Pearl dijo que ambas partes habían acordado mantener la confidencialidad de los detalles de las negociaciones, pero que los puntos conflictivos eran sobre el tamaño de las clases, la ubicación compartida con las escuelas chárter y la contratación. "No lo consideraría como si estuviéramos cerca", dijo, pero "hemos llegado a un acuerdo para continuar con esto hasta que lleguemos a un acuerdo".

Mientras que un grupo de manifestantes respaldados por UTLA continuaron apareciendo en las casas privadas de Beutner y el miembro de la junta Richard Vladovic la noche del jueves, UTLA no transmitió las protestas en su cuenta de Facebook, como lo hizo el miércoles con una protesta en la casa de la presidenta de la junta, Mónica García.

También estuvo notablemente ausente de la conferencia de prensa de UTLA la demonización típica del superintendente por parte de Caputo-Pearl. En cambio, Caputo-Pearl se enfocó en movilizar a sus miembros para que permanezcan en las líneas de piquete "por el tiempo que sea necesario" y para que asistan a otra manifestación en el centro de la ciudad el viernes. Dijo que no esperaba que la huelga se prolongara durante meses y se mostró optimista de que, si sus miembros continúan en la lucha, se podría llegar a un acuerdo "en algún momento relativamente pronto".

Además del alcalde, "creo que el gobernador va a jugar un papel clave", dijo.

LAUSD también mostro un tono más conciliatorio en un comunicado emitido el jueves por la noche. Aunque dijo que la huelga debe terminar ahora, el distrito reconoció que "este es un momento histórico en Los Ángeles, ya que muchas más personas participan en la conversación sobre la importancia de la educación pública... La educación pública es la máxima colaboración entre trabajadores y administración... Y aquellos que hacen el trabajo necesitan tener una voz más fuerte en cómo se hace el trabajo".

La directora ejecutiva de Speak UP, Katie Braude, dijo que se sentía "alentada de que todas las partes estuvieran en la mesa de negociaciones hoy, y espero una resolución rápida para poner fin a la huelga para que podamos mandar a nuestros niños de regreso a la escuela".

El vicepresidente de la junta, Nick Melvoin, también dijo que se sentía alentado por que "las negociaciones pudieran reanudarse para acercarnos a un acuerdo".

En las escuelas, sin embargo, no todo estaba completamente bien. El sindicato que representa a los directores envió una carta diciendo que los directores temían por su seguridad al cruzar las líneas de piquetes después de que el auto de uno de los administradores fuera "rodeado de manifestantes gritando obscenidades y bloqueando la entrada" al estacionamiento de la escuela.

"Son los miembros los que han repetido más de una vez: 'Esto es insostenible, esto es terrible, temo por mi salud y seguridad, me temo que no voy a regresar a casa con mi familia y las escuelas deben cerrar", le dijo el jefe del sindicato a Kyle Stokes de KPCC / LAist.

También hubo un incidente en una escuela primaria en el que seis maestros, incluido el presidente del capítulo de UTLA, cruzaron la línea de piquetes, lo que desató lo que una fuente describió como "confrontaciones violentas" entre los miembros del personal que desertaron y los maestros en huelga de escuelas cercanas que fueron enviados para tomar sus lugares en la línea de piquete.

Y una maestra sustituta le dijo a Speak UP que el personal del distrito enviado para ayudar en su escuela "duerme y envía mensajes de texto todo el día".

Melvoin le dijo a Speak UP que estaba preocupado por el costo que la huelga ha tenido para los estudiantes y las finanzas de LAUSD. "Me preocupa principalmente la pérdida de aprendizaje y las interrupciones esta semana, pero, dado que lo que mantiene a las dos partes separadas es en su mayoría dinero - para reducir el tamaño de las clases, para consejeros y otros apoyos - perder decenas de millones de dólares solo hace más difícil encontrar una solución".

Mientras Melvoin elogiaba el activismo de maestros, padres y otros líderes cívicos apasionados, dijo: "Tengo la esperanza de que los tweets y los ‘me gusta’ de Facebook en apoyo a este movimiento se conviertan en votos para obtener más fondos y apoyo para nuestras comunidades de escuelas públicas, incluidas las viviendas asequibles y más servicios sociales para nuestros maestros, empleados y familias".

Del mismo modo, Braude expresó su aprecio por el foco de atención que los maestros han arrojado "sobre la vergonzosa financiación insuficiente" de las escuelas de California.

"La huelga de maestros de Los Ángeles, aunque ha interrumpido las vidas de los niños y las familias, ha atraído mucha atención necesaria hacia clases de demasiado tamaño, baja remuneración de maestros, recursos inadecuados para consejeros, bibliotecarios y enfermeras, lo que perjudica mayormente a los estudiantes más vulnerables de nuestro distrito”, dijo. “Los padres están igualmente preocupados por la inadecuada financiación escolar. La mayor parte de los fondos de LAUSD (90%) proviene del estado. California ha estado en el fondo durante décadas, y los resultados son severos: la mayoría de los niños en LAUSD no pueden leer ni hacer matemáticas a nivel de grado, y la brecha entre los niños ricos y los de bajos ingresos persiste”.

Braude alentó a los padres a apoyar un plan para aumentar los ingresos para las escuelas de Los Ángeles. "Es hora de trabajar con el gobernador y nuestros legisladores estatales para idear una estrategia de financiamiento que ponga a California en la cima del país en el financiamiento por alumno", dijo. " Todos deberíamos apoyar la reforma a la proposición 13 y un impuesto a las parcelas en 2020 para brindarles más recursos a nuestras escuelas con fondos insuficientes".