La junta dirigida por García pide al estado que prohíba las nuevas escuelas chárter por casi un año

Fue un martes oscuro para los partidarios de la elección escolar. A pesar de los miles de padres, estudiantes y educadores manifestando en contra de una resolución que le pide al estado imponer una moratoria sobre las escuelas chárter, la presidenta de la Junta de LAUSD, Mónica García, sorprendió a sus antiguos partidarios con un voto de sí, garantizando su aprobación.

La resolución fue parte de un acuerdo de trastienda que el superintendente Austin Beutner y algunos miembros de la junta hicieron con UTLA para terminar la huelga de una semana. Solo el vicepresidente de la junta, Nick Melvoin (BD4) defendió los derechos de los niños y votó no.

"Estamos hablando de decirles a las familias que viven en la pobreza que ... tienen mala suerte porque no tendrán las opciones que tuvieron las familias como la mía", dijo Melvoin. "Eso es lo menos progresivo que puedo imaginar. Seamos claros: no estamos hablando de una moratoria sobre las escuelas privadas, que educan al 10 por ciento de los estudiantes de la ciudad, y no estamos hablando de limitar la capacidad de las personas para comprar casas en vecindarios más ricos o ir a escuelas magnet, muchas de las cuales explícitamente toman los mejores estudiantes ya que requieren que los niños sean dotados".

La resolución le pide al estado que imponga una prohibición temporal a las nuevas escuelas chárter mientras se estudia su impacto sobre el distrito. Su principal patrocinador, el miembro de la junta Richard Vladovic (BD7), modificó su resolución el martes para establecer un plazo de 8 a 10 meses para la moratoria, que no se aprobará a menos que la legislatura estatal lo apruebe y el gobernador la firme.

bw-1.30.19-2.jpeg

Dado el tiempo que le toma a la legislación para actuar, es poco probable que alguna moratoria entre en vigencia antes del próximo enero. Por lo tanto, la Junta de LAUSD realmente podría ver un efecto inverso: una avalancha de nuevas peticiones de escuelas chárter que se presentarán ante la junta este año apresuradamente antes de la prohibición.

"Siento que fuimos sacrificados para que los maestros regresaran al aula", dijo Roxann Nazario, madre de Speak UP, quien le presentó a la junta cientos de peticiones de padres que se oponen a la resolución. "No debemos ser utilizados como fichas de negociación en un acuerdo de trastienda. Eso no es poner a los niños primero".

Con lágrimas fluyendo, Nazario llamó a Vladovic específicamente. "Usted fue quien me dijo que los padres chárter no deberían sentir como si tuvieran un signo de vergüenza en su pecho", dijo. "Bueno, ¿cree que esto ayuda? ¿Qué está usted haciendo para unirnos ahora?

Melvoin también se manifestó en contra del “vilipendio injusto” de las familias chárter y pidió a la junta que realice un estudio primero, antes de promulgar una política para limitar el número de nuevas escuelas. El destino de la resolución fue incierto hasta que García habló.

La miembro de la junta Kelly Gonez (BD6) había intentado introducir concesiones y propuso una enmienda para un estudio local menos oneroso y una pausa voluntaria más breve en las nuevas solicitudes de escuelas chárter. Melvoin y García votaron a favor de la proposición modificada, pero Vladovic dijo que violaba el acuerdo hecho con UTLA, y no alcanzó los cuatro votos necesarios. Gonez finalmente respaldó la resolución de Vladovic después de que quedó claro que pasaría de todos modos.

Solo unas horas después de pararse en el escenario frente a una multitud de familias chárter, García pronunció un discurso farragoso ante la junta enfatizando cuánto había apoyado a las escuelas chárter en el pasado antes de lanzar una bomba: "Voy a apoyar esta resolución".

Sus partidarios antiguos quedaron impactados y traicionados. "Increíblemente malo el hacer esto", tuiteó la ex senadora estatal de California Gloria Romero, quien fundó una escuela chárter. “Ella ha sido mi héroe. No puedo entender por qué".

Estaba claro que García era una parte clave del acuerdo potencialmente ilegal que Beutner hizo una semana atrás para poner fin a la huelga. Beutner dijo en un comunicado de prensa el martes que la resolución fue "considerada como parte del acuerdo general con UTLA", a pesar de que las escuelas chárter no fueron parte de las negociaciones con UTLA. Tampoco lo fueron padres ni hijos. Se espera que los partidarios de las escuelas chárter investiguen opciones legales por ser arrastrados dentro de las negociaciones en contra de su voluntad.

Mientras tanto, ni siquiera está claro que Beutner pueda evitar la insolvencia del distrito después de llegar a un acuerdo con UTLA que el distrito claramente no puede pagar. Debra Duardo, superintendente de la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles, que supervisa el presupuesto de LAUSD, escribió una carta a LAUSD diciendo que el nuevo contrato de UTLA "no es sostenible". LACOE está ordenando recortes dentro de los próximos 45 días para corregir un déficit de $500 millones que LAUSD proyecta encontrará en 2021-22 como resultado de este acuerdo.

Pagar por el acuerdo depende en gran parte de que el nuevo presupuesto del gobernador pase por la legislatura. Los fondos también se desviarán de los sitios escolares para ayudar a pagar las demandas de UTLA. Melvoin dijo que le correspondía a la junta directiva tomar las decisiones difíciles necesarias para que el contrato fuera sostenible.

Pero las implicaciones financieras del contrato fueron en gran medida opacadas por la resolución de la moratoria sobre las escuelas chárter, que dominó el debate. Debido a que LAUSD fue capaz de ofrecer tan pocas ganancias tangibles después de la huelga de UTLA, UTLA había exigido la resolución contra las escuelas chárter en un intento por apaciguar su base.

"Estamos culpando a otros por nuestros problemas financieros, sin tener nuestra propia casa en orden", dijo Melvoin. "Hay muchas cosas sobre las que me gustaría ver una moratoria, pero con el debido respeto a mis colegas, simplemente no se abordaron en esta resolución ... Me gustaría ver una moratoria sobre las escuelas de bajo rendimiento".