Juez rechaza esfuerzo de LAUSD para proteger a niños con necesidades especiales durante huelga, mientras UTLA y LAUSD organizan reunión de último esfuerzo para el lunes

PADRES DE SPEAK UP ABOGAN POR NIÑOS CON DISCAPACIDADES SEVERAS EN LA JUNTA DE LAUSD

PADRES DE SPEAK UP ABOGAN POR NIÑOS CON DISCAPACIDADES SEVERAS EN LA JUNTA DE LAUSD

A pesar de confirmar que una huelga de UTLA podría dificultar que LAUSD satisfaga las necesidades de más de 60,000 estudiantes discapacitados, un juez federal, sin embargo, rechazó el intento de LAUSD de presentar una queja preventiva para impedir que los maestros y proveedores de servicios de educación especial se declaren en huelga el 10 de enero.

Si UTLA se declara en huelga, los maestros de educación especial, los terapeutas del habla, los terapeutas ocupacionales, los psicólogos y los trabajadores sociales no estarán disponibles para cumplir con muchos de los requisitos legales especificados en los planes de educación individual de los estudiantes.

"El Tribunal reconoce que una huelga podría sobrecargar a [LAUSD] en su capacidad para brindar servicios a los estudiantes", escribió el juez en su decisión. Sin embargo, el Tribunal "no puede actuar por mera especulación de que si se produce la huelga [LAUSD] no cumplirá" los requisitos de una demanda colectiva de 1996 llamada Decreto de Consentimiento Modificado de Chanda Smith, que instaló un monitor independiente para supervisar el cumplimiento de los IEP de los niños por parte de LAUSD.

Toda la disputa legal se produce días antes de una reunión de último momento entre LAUSD y UTLA para intentar evitar una huelga que UTLA convocó para el jueves, tres días después de que los estudiantes regresen de las vacaciones de invierno, a menos que se cumplan todas sus demandas. LAUSD ha ofrecido a los miembros de UTLA un aumento del 6 por ciento y $30 millones para clases más pequeñas y más contrataciones de enfermeras, consejeros y bibliotecarios en las escuelas de mayor necesidad. LAUSD también ofreció eliminar una disposición del contrato que le permite al distrito aumentar el tamaño de las clases de manera unilateral y, en su lugar, crear un grupo de trabajo para decidir nuevos límites sobre el tamaño de las clases.

UTLA ha rechazado todas las ofertas y exige un aumento del 6.5 por ciento y mucho más dinero para reducir el tamaño de las clases y contratar a un enfermero, bibliotecario y consejero en todas las escuelas – demandas que LAUSD dice que dejarían al distrito insolvente al instante, dado su nivel actual de financiamiento por el estado, déficits presupuestarios y amenazas de adquisición por parte de supervisores del condado y del estado.

El viernes LAUSD reiteró una oferta para permitir que UTLA audite sus libros para que pueda confirmar de manera independiente lo que ya ha sido confirmado por dos paneles de revisión financiera independientes y un investigador neutral de hechos designado por el estado, que insto a UTLA a aceptar la oferta del distrito sobre salario, tamaño de clases y contratación. UTLA dijo que no encontraba el informe del investigador neutral de hechos como base para un acuerdo y reiteró que LAUSD debe cumplir con todas sus demandas o enfrentar una huelga.

En una carta enviada el viernes, el superintendente Austin Beutner le pidió al presidente de UTLA, Alex Caputo-Pearl, que trabajara junto con él en un plan para obtener más fondos estatales, algo que también recomendó el investigador neutral de hechos. "Nuestra prioridad tiene que ser el trabajar con líderes legislativos en Sacramento para crear más recursos para apoyar mejor a todos los que trabajan en nuestras escuelas", escribió Beutner.

Aunque la reunión está programada para realizarse en la oficina del alcalde Eric Garcetti el lunes por la mañana, Garcetti, quien recibió el respaldo de UTLA, dijo que no se le había invitado a asistir, y a principios de la semana llamó a una huelga "casi inevitable".

Sin embargo, debido a cierta incertidumbre sobre si realmente ocurrirá una huelga, el juez en su dictamen el viernes por la noche dijo que LAUSD debería esperar y ver si sus temores sobre el impacto de una huelga sobre los niños discapacitados se ven realizados y, de ser así, presentar una queja ante el Monitor Independiente. Caputo-Pearl consideró que la disputa legal era un "movimiento desesperado", mientras que LAUSD sugirió que podría haber más acciones legales.

“El Tribunal no negó ninguna solicitud de requerimiento judicial. El Tribunal decidió que, según las reglas judiciales aplicables, tenía más sentido que la reclamación se presentara como una demanda por separado en lugar de dentro del litigio por decreto de consentimiento existente de Chanda Smith", dijo una portavoz de LAUSD en un comunicado. “El distrito está comprometido a resolver los problemas del contrato con UTLA de manera amistosa, pero tomará todas las medidas necesarias para proteger la salud, la seguridad y los derechos educativos de los estudiantes con discapacidades, así como de todos los estudiantes, incluida la presentación de acciones legales."

LAUSD también criticó a los abogados de educación especial para estudiantes en el caso original de Chanda Smith, quienes se opusieron a los esfuerzos de LAUSD para proteger a los estudiantes. "Estamos consternados de que los abogados de estudiantes con necesidades especiales decidieron apoyar a UTLA en contra de los intereses de sus propios clientes".

Algunos padres de estudiantes con necesidades especiales que apoyaron los esfuerzos del distrito para mantener a los niños seguros se cuestionaron en privado si los abogados de necesidades especiales esperaban que LAUSD no pudiera satisfacer las necesidades de los niños durante una huelga para poder presentar más demandas contra LAUSD y generar más honorarios legales para sí mismos.

"Estoy triste", dijo una madre de un niño con necesidades severas que teme por la seguridad de su hijo durante una huelga. "No sé qué [otra cosa] podría decir".