Los directores deben tener la libertad de elegir a los maestros mejor adecuados para sus escuelas

MIEMBROS DE LA JUNTA NICK MELVOIN (IZQUIERDA) Y RICHARD VLADOVIC

MIEMBROS DE LA JUNTA NICK MELVOIN (IZQUIERDA) Y RICHARD VLADOVIC

La Junta de LAUSD votará el martes sobre una resolución para otorgarles a los directores más poder para elegir a los maestros mejor adecuados para sus escuelas y para garantizar que los maestros no estén obligados a tomar asignaciones en escuelas en contra de sus deseos.

Ya demasiado se ha tardado LAUSD en terminar con la contratación forzosa, y la junta debe aprobar esta resolución de los miembros de la junta Nick Melvoin (BD4) y Richard Vladovic (BD7) para ayudar a mejorar el rendimiento escolar y la moral de los maestros.

"He escuchado constantemente a los padres y directores, ellos quieren la autonomía para elegir a los maestros adecuados para su escuela", dijo Melvoin a Speak UP. “El factor más importante en la calidad de la educación de un niño es la calidad del maestro. Los líderes del sitio escolar tienen un gran interés en asegurarse de que tengan maestros efectivos. Si solo empoderas a ese grupo de personas y les permites elegir a excelentes maestros, la instrucción mejorará".

La junta ya reconoció la importancia de contratar a maestros adecuados para revertir las escuelas de bajo rendimiento cuando, el junio pasado, decidió eximir al 25% de las escuelas con menor rendimiento de ser obligadas a aceptar maestros imprescindibles. Pero hay muchas escuelas por encima de las del 25 por ciento de menor rendimiento donde los estudiantes también están luchando por tener éxito. Ninguna escuela debe ser obligada a aceptar maestros que no son adecuados, y esta resolución codificaría la política en todo el distrito.

Melvoin también cree que los maestros felices son maestros más efectivos, y los directores de escuelas de bajo rendimiento han confirmado que los maestros que se ven obligados a trabajar en una escuela contra su voluntad rara vez hacen un trabajo excelente. Los directores a menudo prefieren los sustitutos a maestros imprescindibles.

"La idea es respetar a los docentes como profesionales y no ponerlos donde no quieren enseñar", dijo Melvoin. "Un maestro será más feliz si está en una escuela en la que quiere estar. Los empleados más felices suelen ser más productivos".

A algunos padres de estudiantes de las escuelas con mayores necesidades les preocupa que no haya suficientes maestros que quieran trabajar con sus hijos. Melvoin planea ofrecer una enmienda a su propia resolución el martes para abordar este tema. Él quiere usar incentivos como bonos de pago para alentar a más maestros a trabajar en las escuelas con rendimiento más bajo. También quiere permitir el reclutamiento temprano de nuevos maestros recién egresados de programas de capacitación o Teach For America para trabajar en escuelas de bajo rendimiento.

Esta no es la primera vez que Melvoin ha intentado terminar con la contratación forzada de maestros imprescindibles. Cuando planteó el tema el junio pasado, la miembro de la junta Kelly Gonez (BD6) expresó sus preocupaciones sobre el costo. La ley estatal garantiza un trabajo para los maestros con puesto permanente, pero si no están trabajando en un aula, no pueden ser evaluados y despedidos.

Almacenar maestros que ninguna escuela quiera contratar puede ser costoso. En 2016, LAUSD gastó $15 millones en pagarles a maestros acusados de mala conducta sin que estuvieran trabajando.

Sin embargo, el distrito ha estado trabajando arduamente para que los maestros reciban una nueva capacitación o las credenciales que necesitan para atraer el interés de los directores, o para alentarlos a seguir adelante, dijo Melvoin. Debido a eso, el número de maestros imprescindibles se ha reducido desde el junio pasado cuando 211 de los 708 maestros desplazados habían estado en la lista de imprescindibles durante más de un año.

"No se trata de un maestro desplazado por la pérdida de matrícula", dijo Melvoin. “Los buenos maestros serán contratados por los directores que quieren buenos maestros. Pero hay un período de tiempo, un año o 12 entrevistas, si no lo han contratado, ¿por qué deberíamos gastar dólares de los contribuyentes para pagarle a esa persona cuando sabemos que necesitamos recursos para otras cosas, incluido para apoyar a nuestros maestros en el aula?”

Aquellos maestros que no pueden encontrar una posición después de un cierto período de tiempo pueden ser colocados en escuelas como personal de apoyo para trabajar con niños en grupos pequeños, ayudarle a un maestro principal y reducir la proporción de alumnos por maestro, dijo Melvoin. Luego, el distrito podría enviar un equipo para evaluarlos en esos roles de apoyo y "sacarlos" si tampoco son efectivos en esos roles de apoyo.

Con la crisis presupuestaria y los despidos de maestros que se avecinan, es más importante que nunca cambiar la ley estatal para que las escuelas puedan tomar la decisión de despedir a los maestros imprescindibles menos efectivos, en lugar de recortar a los excelentes maestros que carecen de antigüedad. Mientras tanto, sin embargo, esta resolución es un buen primer paso para dar a los líderes escolares la libertad que necesitan para administrar mejor sus escuelas en nombre de sus estudiantes.

"Obtener directores fuertes y darles poder es probablemente la estrategia de reforma en la que más quiero enfocarme", dijo Melvoin. "Decirle a un director, 'tiene que mejor una escuela, pero, por cierto, no puede elegir su personal', es como decirle a un entrenador de fútbol, 'mejore a los Cleveland Browns, pero no puede contratar o despedir a ningún jugador’. Definitivamente se puede hacer una mejora marginal, pero se necesita tener a las personas adecuadas".