Padres alzan las voces para ayudar a los estudiantes afroamericanos

 

la madre de familia tunette powell, testificÓ en favor de la resoluciÓn de mckenna, y a la vez presionÓ por un mayor involucramiento de los padres.

la madre de familia tunette powell, testificÓ en favor de la resoluciÓn de mckenna, y a la vez presionÓ por un mayor involucramiento de los padres.

Padres y estudiantes afroamericanos alzaron sus voces en la reunión de la Junta del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) el martes, en apoyo de las resoluciones aprobadas por unanimidad y que buscan mejorar el rendimiento académico de los estudiantes afroamericanos y para que se considere la posibilidad de otorgar a los estudiantes mayores de 16 años, el derecho a votar en las elecciones de la junta escolar.

La madre de Speak UP, Tunette Powell, educadora en el sur de Los Ángeles y madre de tres niños negros, abogó por la resolución de los miembros de la junta, George McKenna (Distrito 1) y Kelly Gonez (Distrito 6), para ayudar a cerrar la brecha en logros y oportunidades académicas para estudiantes afroamericanos. Powell describió el problema como una "deuda educativa", e instó a la junta a proporcionar las inversiones financieras, de personal y políticas necesarias, para lograr que funcione.

"Esta nación tomó mucho de los afroamericanos y no les ha retribuido, ni ha realizado las inversiones directas necesarias", dijo Powell. "Si queremos hacer algo diferente y cambiar la tendencia, como distrito tendremos que admitir y aceptar la deuda, y comenzar a hacer inversiones para pagar esa deuda".

Sólo el 32 por ciento de los estudiantes afroamericanos cumplió o superó los estándares en la materia Arte del Lenguaje Inglés, el año pasado, y sólo el 20 por ciento lo hizo en matemáticas, en comparación con el 42 por ciento en inglés y el 32 por ciento en matemáticas de todos los demás grupos de estudiantes. Los estudiantes afroamericanos están desproporcionalmente identificados en los servicios de educación especial y están sub-representados dentro de los programas para estudiantes dotados y talentosos. Los estudiantes afroamericanos también reciben el 26 por ciento de todas las suspensiones, aunque sólo representan el 8 por ciento de la población estudiantil.

La resolución exige un plan de acción de cinco años con "apoyos emocionales académicos y sociales" para mejorar el rendimiento de los estudiantes afroamericanos. Varios oradores instaron a la junta a adoptar una estrategia más agresiva para lograrlo, que incluya puntos de referencia y una supervisión con resultados más específicos.

"Estoy preocupada por la implementación", dijo Powell. "Me pregunto cómo mediremos el éxito de nuestros esfuerzos en los próximos cinco años. Me preocupa que no invirtamos suficiente dinero. Me preocupa qué tanto poder tendrán las personas involucradas y, sinceramente, me preocupa que esta resolución sea una buena idea que se pierda en las reuniones y se pierda en la formación de comités que no tienen poder".

Si bien la resolución exige que cada uno de los seis Distritos Locales establezca un Grupo de Familias Afroamericanas, Powell instó a la junta a otorgar a los padres un papel más importante en el proceso. "Como padre, en 2023, no puedo darme el lujo de mirar hacia atrás y decir, 'y aún así, no somos salvos'. Espero que no solo nos incluyan a nosotros, sino que privilegien nuestras perspectivas. Porque para nosotros, esto no es política, no es un negocio. Para nosotros, se trata de nuestros bebés. Es nuestra vida. Es nuestro futuro ".

Después de escuchar a los oradores, McKenna enmendó la resolución para darles más sugerencias a los padres.

La presidenta de la junta, Mónica García (Distrito 2) elogió la resolución, pero urgió al superintendente a incluir en el plan, mucho más que solo recursos que por sí solos, no arrojarán el cambio deseado, dijo.

"No se trata sólo de dinero", aclaró García. "Se trata de dejar que las personas que saben qué hacer, hagan lo que saben. Se trata de preguntar a todos los involucrados –no sé si necesitamos nuestra propia escuela piloto, una carta aparte con el sindicato, diferentes relaciones con los empleados y el estado; pero sé que hay mucho sufrimiento debido a que las buenas intenciones no crean los resultados que merecemos ... Cuando tenemos un 7 por ciento de desempeño [en una escuela], tenemos los datos que nos indican que podríamos hacerlo mucho, mucho mejor. Hay que hacer algo diferente. Los cambios estructurales deben suceder ".

tyler okeke (izquierda) es el autor de la resoluciÓn que explora la idea de expandir el derecho del voto de la junta estudiantil, a los estudiantes de 16 aÑos y mayores.

tyler okeke (izquierda) es el autor de la resoluciÓn que explora la idea de expandir el derecho del voto de la junta estudiantil, a los estudiantes de 16 aÑos y mayores.

El miembro de la Junta Estudiantil Tyler Okeke, también superó con éxito el escepticismo de los miembros de la junta Richard Vladovic (Distrito 7) y McKenna para aprobar por unanimidad una resolución que da instrucción al superintendente, para que estudie la viabilidad de una medida electoral que otorgue a los estudiantes de 16 años o más, el derecho a votar en las elecciones de la junta escolar.

Tal movimiento podría tener un impacto significativo en las elecciones, y Vladovic dijo que le preocupaba que los maestros tuvieran una influencia indebida en sus estudiantes. Okeke le aseguró que a los estudiantes de preparatoria les gusta pensar por sí mismos. "Buscamos nuestro propio camino", dijo.

Varios estudiantes del LAUSD también argumentaron apasionadamente su caso, diciendo que podían manejar la responsabilidad, señalando que muchos estudiantes trabajan, pagan impuestos, conducen y asumen roles de adultos, como cuidar a los hermanos. Los estudiantes también argumentaron que están más afectados por las decisiones de la junta, que por cualquier otra persona y que merecen tener una voz en el proceso.

"Nuestras escuelas siempre han sido insuficientemente financiadas y no tenemos los recursos necesarios para tener éxito", dijo Makailah Jenkins, de 17 años, estudiante de tercer año de la preparatoria George Washington Prep, que tiene que tomar una de sus clases de Colocación Avanzada en línea. “Actualmente, estoy tomando un curso de Historia de Estados Unidos y no tengo un maestro en mi salón de clases. Si se me permitiera votar, podría apoyar directamente iniciativas de financiamiento escolar como la Medida EE ... Tenemos tanto interés en este asunto, como lo tienen nuestras contrapartes adultas. Nosotros también merecemos un asiento en la mesa ".

El vicepresidente de la junta, Nick Melvoin (Distrito 4), trató de enmendar la resolución para estudiar la posibilidad de permitir que los padres no ciudadanos de niños en las escuelas de Los Ángeles, voten en las elecciones de la junta escolar. San Francisco recientemente implementó tal cambio. Melvoin retiró su enmienda para evitar enturbiar las aguas en la resolución de Okeke, pero dijo que trabajaría en una resolución separada para explorar la ampliación de la franquicia de la junta escolar, hacia los no ciudadanos en el futuro.

"Una vez que obtenga este voto, vote", Melvoin urgió a los estudiantes. "Es una contradicción el hecho de que vivimos en una democracia bajo las reglas de una mayoría. Pero son las reglas de la mayoría, de los que participan ".

En otras noticias de la reunión:

· La Junta del LAUSD votó por unanimidad para crear un Comité de Supervisión de Contribuyentes Independiente para los fondos del impuesto a las parcelas de la Medida EE.

· La junta votó a favor de asignar $ 15 millones para tomar muestras de agua en todos los bebederos escolares y reducir los niveles de plomo en el LAUSD de 15 partes por cada mil millones a 5 ppmm, comenzando con las escuelas que atienden primero a los niños más pequeños. LAUSD también instalará estaciones de llenado de botellas de agua donde sea necesario. Speak UP ha estado presionando al distrito para reducir los niveles de plomo a cero y para informar de manera más proactiva a los padres cuando el agua está contaminada.