Votantes rechazan Impuesto a la Parcela que pagaría por contratos prometidos para poner fin a huelga de UTLA

Pese al apoyo del 80 por ciento del público a la huelga del Sindicato de Maestros de Los Ángeles (United Teachers Los Angeles) en enero pasado, este martes, los votantes rechazaron determinadamente la Medida EE, el impuesto a la parcela que se necesitaba para financiar las promesas hechas a fin de terminar con dicha huelga; como lograr clases con menos alumnos, mayor contratación de enfermeras, consejeros y bibliotecarios.  

La medida requería una mayoría dos tercios de los votos para pasar, pero solo el 46.7 por ciento de los votantes la apoyó, según reveló el conteo de 277,144 sufragios. Mientras las boletas aún eran escudriñadas el martes por la noche, la baja participación entre los 2.4 millones de electores elegibles, revelaba que sería casi imposible cerrar la brecha, una vez que todos los votos fuesen contados.

“Estamos sumamente decepcionados de que los votantes de Los Ángeles no hayan apoyado los esfuerzos para incrementar los fondos de la educación para los niños de L.A.”, dijo la fundadora y Directora Ejecutiva de Speak UP, Katie Braude. “Los padres de familia trabajaron muy duro para ayudar a su aprobación, y no nos daremos por vencidos hasta elevar a California de su posición abismal, cerca de los estados que están hasta el fondo en lo que se refiere a fondos educativos. Podemos ser mejores y nuestros niños merecen más”.  

Los resultados son una gran derrota tanto para UTLA como para el alcalde Eric Garcetti, quien instó al Distrito Unificado de Los Ángeles a tomar un "voto de confianza" haciendo promesas a cambio de resolver la huelga; promesas que el distrito no podría solventar sin ingresos adicionales. Como resultado del fracaso de EE, el LAUSD ahora no tiene forma de pagar el tercer año de su nuevo contrato con UTLA y es posible que deba revisar algunas de esas promesas o hacer recortes profundos y dolorosos tanto para los programas educativos como para el personal.

Los padres de familia afiliados a Speak UP realizaron una intensa campaña en favor de la Medida EE, a fin de ayudar a evitar recortes perjudiciales, así como la posible insolvencia o la toma de posesión por parte del condado. Los padres de Speak UP tocaron en más de 10,000 puertas para obtener el voto para la Medida EE. Uniendo fuerzas con Parent Revolution, los padres de ambas organizaciones tocaron 20,795 puertas en total.

Sin embargo, la campaña de $7 millones y los esfuerzos conjuntos de trabajadores y padres organizados de las escuelas públicas del distrito y de las escuelas chárter, no fueron suficientes para superar una campaña de oposición de $2 millones, financiada por la comunidad empresarial, que estaba preocupada de que los dueños de propiedades comerciales fueran los más afectados por un impuesto progresivo.

Al rechazar la Medida EE, los votantes enviaron un mensaje claro sobre su desconfianza en que el distrito gaste el dinero de los contribuyentes de manera inteligente para beneficiar a los niños. Ese mensaje resonó en parte debido a los incesantes ataques de UTLA contra el distrito y contra su superintendente, durante la huelga.

En ese momento, UTLA afirmó (falsamente) que el LAUSD tenía dinero más que suficiente para satisfacer las demandas de ese sindicato, y que simplemente estaba escondiéndolo y acaparándolo. Muchos padres que protestaron junto con los maestros durante la huelga se expresaron sorprendidos al ver que se les pedía que pagaran la cuenta, después de tanto hablar sobre la reserva de $2 mil millones del LAUSD.

Lo que UTLA no le dijo al público fue que LAUSD gasta más de $500 millones adicionales cada año, que lo que aporta, lo que ocasionará que la reserva se agote dentro de tres años. Las últimas proyecciones del LAUSD muestran que el distrito está cayendo casi $750 millones por debajo de la reserva requerida para el año 2021-22.

En medio de la huelga, la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles tomó el paso sin precedentes de instalar un equipo de expertos fiscales para sugerir recortes presupuestarios, y si el LAUSD no presenta un presupuesto equilibrado con una reserva del 1 por ciento para los próximos tres años, se enfrenta a una toma de posesión por parte del condado y la consecuente pérdida del control local.

Algunos votantes dijeron que rechazaron la Medida EE porque estaban escépticos sobre si los fondos se destinarían a los niños y a los maestros en el aula. Por su parte, los sindicatos insistieron en que una provisión que evitaría que los fondos de la Medida EE se destinen a las pensiones de retiro y de cuidado de la salud, fuera eliminada de la misma, lo que erosionó la confianza del público.

Oponentes de la medida también insistieron en que LAUSD debería reformar sus gastos, -específicamente sus beneficios de salud para jubilados inusualmente generosos-, antes de pedirles a los contribuyentes más fondos. Los votantes también dijeron que el LAUSD necesita hacer cambios para mostrar mejores resultados en la educación de los niños de color de bajos ingresos para ganarse la confianza del público. Menos de la mitad de los graduados de LAUSD son elegibles para postularse a una universidad estatal de cuatro años.

Si bien UTLA y las escuelas chárter se unieron para apoyar la Medida EE, que habría beneficiado a todas las escuelas públicas, UTLA desvió gran parte de su activismo del esfuerzo puesto en la Medida EE, en un momento crítico, al enviar maestros a Sacramento para presionar por un buen número de propuestas de ley divisorias, que buscan dañar las escuelas públicas chárter sin fines de lucro.

No obstante, la coalición que se formó en busca de la aprobación de la Medida EE bien podría unirse nuevamente el próximo año para presionar por más fondos a nivel estatal a través de la reforma de la Proposición 13. Los esfuerzos de reforma llamada "rollo dividido", elevarían los impuestos a las propiedades comerciales. dejando intacta la Proposición 13 para los propietarios de casas.

Sin embargo, LAUSD no puede desear y esperar que esos esfuerzos tengan éxito. El distrito debe presentar un presupuesto balanceado a LACOE para fines de junio y probablemente necesitará delinear los recortes específicos necesarios para equilibrar el presupuesto.

Es probable que ese plan implique despidos que podrían afectar especialmente a los empleados no docentes representados por el Local 99 de SEIU, según reveló una fuente del distrito de alto nivel. SEIU también hizo campaña para la Medida EE.