Miembros de la Junta del LAUSD intentan cobrar facturas de último minuto a cambio de renovaciones de escuelas chárter

EL PRESIDENTE DE LA JUNTA RICHARD VLADOVIC (BD7) Y LOS MIEMBROS DE LA JUNTA JACKIE GOLDBERG (BD5) Y SCOTT SCHMERELSON (BD3) AMENAZARON con VOTAR por EL CIERRE DE ESCUELAS QUE LAUSD HABÍA RECOMENDADO APROBAR A MENOS QUE aceptaran pagar una factura inesperada mandada días antes de la votación

EL PRESIDENTE DE LA JUNTA RICHARD VLADOVIC (BD7) Y LOS MIEMBROS DE LA JUNTA JACKIE GOLDBERG (BD5) Y SCOTT SCHMERELSON (BD3) AMENAZARON con VOTAR por EL CIERRE DE ESCUELAS QUE LAUSD HABÍA RECOMENDADO APROBAR A MENOS QUE aceptaran pagar una factura inesperada mandada días antes de la votación

LAUSD dejó caer facturas grandes en dos escuelas chárter en las últimas dos semanas, y luego tres miembros de la junta amenazaron con negar su renovación el martes si no pagaban, a pesar de que el plazo para pagar las facturas inesperadas aún no se vencía.

Semanas después de decir que quería despolitizar el proceso de renovación de las escuelas chárter, el presidente de la junta, Richard Vladovic (BD7), junto con los miembros de la junta Jackie Goldberg (BD5) y Scott Schmerelson (BD30, juro negar la renovación de la escuela primaria de alto rendimiento Citizens of the World Hollywood y de Bert Carona High de YPI, a pesar de las recomendaciones del personal del distrito para aprobar ambas escuelas.

"No estoy siendo injusto", dijo Vladovic. "Necesitamos el dinero".

Al final, la junta votó por unanimidad para mantener abiertas las escuelas, pero solo después de que el miembro de la junta Nick Melvoin (BD4) comparó el proceso con la extorsión, y de que quedó claro que no había cuatro votos para cerrar las escuelas.

El director de Operaciones de YPI, Ruben Dueñas, un ex maestro y administrador de LAUSD, se angustio al hablar sobre la amenaza a las escuelas de YPI. "Estoy nervioso. Mis hijos van a estas escuelas. La impresión es: cierren mis escuelas. Supriman a mis hijos y su oportunidad... La conversación es amenazante".

El problema fue la sobreasignación del espacio según la Proposición 39 a las escuelas chárter que se ubican en los campus del distrito. La Proposición 39 es la ley que establece que las escuelas públicas chárter tienen derecho a una parte igual del espacio escolar público. El personal del LAUSD dijo que el distrito tiene el derecho legal de cobrar el reembolso cuando las escuelas chárter sobreestiman sus necesidades de inscripción y espacio.

Sin embargo, LAUSD no ha cobrado estas tarifas en el pasado y no siguió su propio cronograma de facturación establecido en una resolución aprobada en 2012 pero que nunca se implementó, en parte, debido a desafíos legales. En cambio, LAUSD envió facturas por tres años de pagos atrasados a las escuelas días antes de la renovación.

 "No creo que haya nadie aquí arriba diciendo que no queremos el dinero que se nos debe", dijo Melvoin. “Mi interés es la equidad y el debido proceso. No sé si estamos jugando según las reglas porque las reglas parecen haber sido creadas en las últimas semanas.

El superintendente Austin Beutner reveló que LAUSD había enviado 64 facturas a 41 escuelas chárter y había recaudado $850,000 en pagos atrasados desde agosto pasado. Y de aquí en adelante LAUSD recordará a las escuelas chárter su obligación legal de informar sobreasignación del espacio según la Proposición 39.

La directora ejecutiva de YPI Charter Schools, Yvette King-Berg, dijo que su escuela acababa de recibir una factura por más de $198,000 el 11 de septiembre y que tenía 20 días para responder antes del 1 de octubre. El monto de la factura estaba por encima de su autoridad para pagar, y con los miembros de la junta de YPI fuera de la ciudad, simplemente no había forma de que revisara y pagara la factura antes de la votación de renovación del martes.

Dueñas agregó que nadie en el distrito podía explicar los detalles de la factura que la escuela acababa de recibir. "Tampoco entienden esos números", dijo. "El proceso no está claro. Las cantidades no están claras".

Melvoin le pidió al asesor general del LAUSD que aclarara si la junta tenía la autoridad legal para negar la renovación debido a facturas que no debían pagarse hasta octubre, pero los miembros de la junta amenazaron con detener la reunión y entrar en una sesión cerrada para que el público no pudiera escuchar la respuesta.

El miembro de la junta George McKenna (BD1) propuso una concesión mutua. "Si se les facturó recientemente, esperar una respuesta dentro de una o dos semanas no es justo", dijo. "Quizás los pagos parciales sean apropiados en este momento, pero no estoy dispuesto a decir que porque no se les facturó significa que no deben".

McKenna y la miembro de la junta Kelly Gonez (BD6) señalaron que las escuelas probablemente tendrían éxito en apelar cualquier denegación a la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles, momento en el cual el LAUSD perdería toda autoridad de supervisión y disminuiría sus posibilidades de cobrar las facturas.

"Pragmáticamente, probablemente sería más difícil hacer que paguen lo que nos deben", dijo Gonez.

Vladovic intentó, sin éxito, lograr que las escuelas chárter aceptaran retrasar la fecha en la cual la junta tenía la obligación legal de votar sobre su renovación, después de lo cual la renovación es automática. Vladovic dijo que votaría para negar y luego amenazó con demandar al condado de Los Ángeles para recaudar el dinero si las escuelas apelaran con éxito esas denegaciones.

"No creo que sea un programa educativo sólido si no pueden pagar sus cuentas", dijo Vladovic.

Goldberg también prometió votar en contra de las escuelas a menos que acordaran un plan de pago en el momento. "No estoy tratando de hacer daño a nadie, pero tenemos un distrito con fondos insuficientes", dijo.

Goldberg y Vladovic suavizaron su postura después de darse cuenta de que no tenían cuatro votos para negar y después de que ambas escuelas prometieran pagar lo que legalmente debían, como dijeron que siempre lo habían hecho en el pasado.