Grupo de trabajo recomienda por unanimidad preservar derechos de apelación de escuelas chárter, un reproche a legisladores estatales que forzaron aprobación de proyecto de ley contra escuelas chárter

ESTUDIANTES DE la escuela FORTUNE se manifestaron EN SACRAMENTO en marzo PARA APOYAR A ESCUELAS chárter

ESTUDIANTES DE la escuela FORTUNE se manifestaron EN SACRAMENTO en marzo PARA APOYAR A ESCUELAS chárter

El grupo de trabajo del gobernador sobre Política de Escuelas Chárter recomendó por unanimidad el viernes que las escuelas chárter conserven el derecho de apelar las denegaciones de sus escuelas tanto en el condado como en el estado, un fuerte reproche para los miembros de la Asamblea estatal que aprobaron un polémico proyecto de ley anti-chárter el mes pasado que podría conducir al cierre de todas las escuelas chárter públicas en el estado.

"Me complace mucho que el grupo de trabajo haya podido llegar a un acuerdo unánime sobre la preservación de los derechos de apelación de las escuelas chárter tal como existen en la ley actual, lo que incluye la preservación de la junta estatal de educación como el órgano de apelación de último recurso", dijo Margaret Fortune, presidenta y CEO de Fortune School y presidenta de la Junta de la Asociación de Escuelas Chárter de California, que formó parte del grupo de trabajo. "El estado desempeña un papel fundamental en la preservación de la protección fundamental de nuestros derechos al debido proceso, ayudando a garantizar que nuestras familias tengan acceso a las escuelas de alta calidad que merecen".

El proyecto de ley 1505 de la Asamblea se aprobó en mayo por un estrecho margen, provocando protestas generalizadas de los padres que no confían en los consejos escolares politizados para decidir de manera justa el destino de sus escuelas sin ningún tipo de verificación, especialmente dado que los distritos escolares a menudo ven a las escuelas chárter como una competencia por los fondos que se ubican según la asistencia estudiantil. Las escuelas chárter son escuelas públicas administradas por organizaciones sin fines de lucro y supervisadas por los autorizadores del distrito, condado o estado. Tienen más libertad sobre el plan de estudios, la contratación y los presupuestos a cambio de la rendición de cuentas.

Los líderes de la Asamblea solo lograron asegurar los votos para aprobar el AB 1505 después de presionar a varios legisladores que inicialmente se habían abstenido de votar. En el proceso, el autor del proyecto de ley prometió enmendarlo para preservar un proceso justo de apelación para las escuelas chárter. Se espera que el proyecto de ley pase a través de los comités del Senado este mes. Sin embargo, el debate y discusión en la Asamblea fue tan rencoroso que dos proyectos de ley posteriores que habrían puesto límites y moratorias a nuevas escuelas chárter murieron en la Asamblea estatal y ni siquiera se presentaran para votación en el Senado.

El grupo de trabajo del gobernador también se negó el viernes a respaldar por unanimidad la moratoria sobre nuevas escuelas chárter o a otorgarles a las juntas escolares la autoridad de negarlas porque temen que pérdidas de inscripciones a escuelas chárter signifiquen menos fondos. Esas propuestas formaban parte de un paquete de proyectos de ley radicales contra las escuelas chárter impulsados por la California Teachers Association (Asociación de Maestros de California) a raíz de huelgas de maestros en Los Ángeles y Oakland a principios de este año.

En cambio, el grupo de trabajo, presidido por el superintendente estatal Tony Thurmond, respaldado por la CTA, recomendó por unanimidad varios cambios más moderados a la política de las escuelas chárter, al tiempo que mantiene el logro académico de los estudiantes como la principal preocupación. Esas recomendaciones incluían dar a los consejos escolares una mayor discreción para considerar el nivel de "saturación" de las escuelas chárter, así como la necesidad académica al considerar nuevas peticiones. "Saturación" no se definió.

El grupo de trabajo también recomendó tomar medidas para mitigar el impacto financiero en los distritos escolares cuando los estudiantes se transfieren a escuelas chárter. Los distritos deben recibir un indulto de un año por la pérdida de fondos de asistencia cuando los estudiantes se mudan a un chárter, que es lo que ocurre actualmente cuando los estudiantes se van por otros motivos, como mudarse a otros distritos escolares o escuelas privadas. El costo de esta política para el estado se estimó en $96 millones al año.

Además, el grupo de trabajo recomendó que el Departamento de Educación de California ya no debería ser responsable de la supervisión de las escuelas chárter autorizadas por la Junta de Educación del Estado. Solo existen 39 escuelas de este tipo en el estado, siete en Los Ángeles, incluida New West Chárter, una Escuela Distinguida de California 2019, pero también una escuela administrada por la red Celerity, plagada de escándalos. El grupo de trabajo no especificó quién debería supervisar estas escuelas en lugar del CDE.

Otras recomendaciones unánimes incluyeron:

· Extender el plazo para aprobar o denegar nuevas escuelas chárter por 30 días adicionales más allá de los 60 actuales

· Crear una entidad estatal para desarrollar estándares y brindar capacitación a los autorizadores de escuelas chárter

La mayoría del grupo de trabajo estaba formado por líderes laborales y representantes de los distritos escolares, los cuales consideran a las escuelas chárter como una amenaza financiera para sus propios intereses. Una minoría de los miembros del comité eran líderes de escuelas chárter. Por lo tanto, los ítems de consenso reflejan un acuerdo intermedio que los legisladores estatales podrían aprobar sin mucha resistencia si deciden enmendar el conjunto actual de proyectos de ley contra las escuelas chárter.

Únase a Speak UP de forma gratuita. Recibirá todas las noticias importantes por correo electrónico una vez a la semana e invitaciones exclusivas para eventos con líderes educativos: speakupparents.org/únete