Board President Monica Garcia: 'A Strike Would Definitely Be Bad For The Kids'

To read this post in Spanish, please scroll down. Para leer esta publicación en español, desplazarse hacia abajo. 

We spoke to Monica Garcia as on the eve of her first regular LAUSD Board Meeting as President.

Speak UP Board Watch: Tuesday is your first regular board meeting since you took over as President of the Board -- not for the first time. How does it feel to take the helm again?

MonicaGarcia.jpg

Monica Garcia: It is the 7th time! These are seven one-year terms. The president seat is a one-year job. It is an honor to be able to provide leadership and service, and it is always an opportunity to help direct communication and focus toward the agenda that for 15 years has been so important. And that agenda of LA Unified is growing success for its students, increasing opportunities for academic health, ending illiteracy and increasing the pathway to employment. But it’s always been about educational justice. It’s always been about kids in our public schools and their families deserving high-quality service from this public organization.

BW: There has been a lot of distraction over the last month. How can the board bring the focus back to kids, and can you talk about your goals and the agenda and priorities for this new board that was seated in July, widely labeled a Kids First board?

MG: I see my colleagues working hard on a regular basis. I see them communicating with senior leadership and learning about the work of governing, and I see a whole lot of sharing -- people sharing experiences in a new way. I think the energy and spirit of our newest colleagues [Nick Melvoin (BD4) and Kelly Gonez (BD6)] has been a tremendous opportunity. They ask questions and they have engaged with all board members to learn their experience and perspective, and I think that’s wonderful leadership.  I think it is the role of the newest member to ask some of the “whys” and “whats” in a way that all of us have to pause and reflect on. I see a lot of energy and urgency on both District 6 and 4 leaders. And I actually have been personally gratified by the openness and willingness to talk amongst the board members.

BW: When this new board was elected it was widely reported in the press that it would be a divided board. But we’ve heard a lot of common ground among all the board members in terms of wanting to improve underperforming schools, increase enrollment and get the budget in order. And we had a charter meeting a week ago where the board unanimously denied renewal of a charter. Do you feel the way the board has been characterized may be different from the reality? 

MG: I think that’s a great question, and you just laid out a couple points of evidence. Here’s the thing. It’s a difficult job being a board member. And it is important that every board member sees themselves as being part of the larger governance structure. We are stronger together. We are stronger focused on the service we deliver to kids, and we are stronger embracing some of our differences and figuring out a way to articulate and struggle through things. We can disagree without being disagreeable. If we are organizing board time around student-centered work, family-centered work, understanding we do have different opinions and experiences, and they all inform how we behave as an individual -- I think if we can bring that level clarity of what we do, I have high expectations we can absolutely work to advance the outcomes.

BW: I know a lot of what the board is working on right now is union negotiations, and [even though teachers received a 10 percent raise in their last contract and have the most generous health benefits in the nation] there’s a lot of talk of the threat of a teachers strike. Do you think that will happen, and what impact would that have on kids and families if it does?

MG: Any time we have to deal with a condition or circumstance where educational services are denied to students, that would be a negative impact for them and their families. I think the whole time I‘ve been on the board there’s been acknowledgement about one organization’s ability to strike or not. But during the most difficult times, we found our way through the Great Recession of $2.9 billion in cuts, and employee unions and our employees individually very much came to a consensus and a conclusion that was extremely painful for many and super difficult. But it was what was needed at the time. Of course 2017-18 brings us another set of challenges. There are no easy answers. A strike would definitely be bad for the kids that we all serve and the families who send their kids to school. If any organization was at the point where we are shutting down communication and giving up on the possibility of finding a solution, I think there’s always something to do before we get there.

BW: What can we do to make sure the interests of kids are being represented? Kids don’t have lobbyists. Kids don’t have unions, and kids can’t strike. But kids are directly affected by these negotiations.

MG:  In my view, student voice and parent voice and community voice have been part of the solution to dealing with different levels of crises and dealing with the needed changes that had to happen. So I expect that we will continue to see parent voice and student voice and community voice in every decision that we make. We get so many emails. We get our speakers at board meetings. I’ve been at four schools this morning. There are lots of folks giving us input. They want to see better support for their students, and they are concerned about different efforts on school safety, different ways we are thanking and supporting employees, how we are maintaining our facilities. How are we continually putting students first, putting students at the center and putting the kind of district we want to be at the center of the conversation?

BW: Do you think there’s a way for parents to actually have a seat at the negotiating table and a more formal role in the negotiations? Do you envision that as a possibility?

MG: Well, my colleagues are talking about the Sunshine Committee, and that’s certainly one of the formal roles that parents have had. I think there’s a lot of organizing going on in our neighborhoods. So I’m open to other ways. I think specifically about [the push to get rid of suspensions for] willful defiance, that was absolutely brought by the community. I think about A-G for all. That was brought by our community and our parents. It was very powerful to hear our young people say, ‘I want rigor, and I want A though G.” And I think about the Don’t Hold Us Back Coalition the last time we were negotiating. Even though their role was not a formal one, they were very effective. And when I think about removing the cap on pilot schools, that was one of the things that we achieved. We said in Los Angeles, the way toward closing the gap and greater achievement is by letting our teachers lead and creating more teacher-led academies and autonomies that charters have and putting it inside the system. So we moved from 10 pilot schools to 21 to now something like 48. And this year we’re celebrating the 10th anniversary of the pilot network, which are in many ways tremendous testimony to teacher leadership and service.

BW: What are some things the board and parents can do to improve our underperforming schools and make education more equitable?

MG: I think we have to go deeper and ask what do we value? What do we want to keep, and what are the opportunities to change? With our underperforming schools, I think we need to know we’re not just treating them like we treat everybody. They need a personalized solution. And we have evidence there were schools that were struggling and now are doing better. I think about 20th Street. There’s teams of people on that campus working toward a different level of success. Or Mendez High School that opened with 49 percent graduation that is now at 90…We already have inside of LA Unified different ways campuses can be supported toward change.

BW: Parents are very concerned about the $13 billion unfunded pension liability and the increasing percentage of district revenue going to retirees rather than kids in the classroom. What can we do to make sure kids needs are not sacrificed?

MG: We want to be a place where health benefits are a part of compensation, and we want to be a place where employees are healthy enough and well enough to come and do their best every single day. And so we have to make choices about how we might preserve the benefit. One, we need more dollars coming into the system. We’re 44th in the nation in per pupil spending. And we all have to go together to Sacramento and say we need more. We are absolutely working hard with what we have. Now that teacher pension is part of Prop 98, and individual teachers are paying more into their retirement, we have to grow the pie.

BW: But we can’t assume that’s going to happen, and we have to work with what we have, too, so it’s tricky.

MG: We have to do more. If the system stays the same, I think that’s where there’s a lot of crisis that we would inflict upon ourselves. But there are choices to be made that we can reduce the unmet liability and change the way the benefits are structured. But we still need to be the place that has health benefits and compensation that’s acceptable. Those are choices before us, and the choice to do nothing is a bad choice. We need to inspire greater investment from Sacramento by raising achievement and by creating solutions locally. That’s the way we get folks to support us. Because we used to be the place where half of our kids were graduating. We’re not that place. We used to be the place where we used to bus out children. We’re not that place. I know the opportunity is before us to be the place that used to have this very large unfunded liability. Our achievement at all schools is not where we want it, and that is the driving factor for families choosing LA Unified. I believe change is possible. I believe this organization has a lot of examples of how it learned to do something different, and I’m optimistic as I look forward to tomorrow.

 

Presidenta Del Directorio Mónica García: 'Una Huelga Definitivamente Sería Mala Para Los Niños' 

Hablamos con Monica García el día antes de su primer junta del directorio del LAUSD como presidente. 

Speak UP Board Watch:  El martes es su primera reunión regular de la junta desde que asumió el cargo de presidente de la junta-- no por primera vez. ¿Cómo se siente al volver a tomar el timón?

Monica Garcia: Es la séptima vez!  Éstos son siete términos de un año. En la ciento del presidente es un trabajo de un año. Es un honor poder brindar liderazgo y servicio, y siempre es una oportunidad para ayudar a dirigir la comunicación y enfocarse en la agenda que durante 15 años ha sido tan importante.  Y esa agenda de LA Unified  es un éxito creciente para un estudiante, aumentando las oportunidades para la salud académica, acabando con el analfabetismo, y aumentando el camino hacia el empleo. Pero siempre ha sido sobre justicia educativa. Siempre ha sido sobre niños en nuestras escuelas públicas y sus familias que merecen un servicio de alta calidad de esta organización pública. 

BW: Ha habido mucha distracción durante el último mes. ¿Como puede la junta volver a centrar la atención en los niños, y puede hablar sobre sus objetivos y la agenda y prioridades de esta nueva junta que se sentó en julio, ampliamente etiquetada como la primera junta de niños primero? 

MG: Eeo a mis colegas trabajando duro regularmente. Los veo comunicarse con los líderes mayores y aprender sobre el trabajo de gobernar, y veo mucho compartimiento: Las personas comparten experiencias de una manera nueva. Creo que la energía y el espíritu de nuestros colegas más recientes [Nick Melvoin (BD4) y Kelly Gonez (BD6)] Han sido una gran oportunidad. Hacen preguntas y se han comprometido con todos los miembros de la junta para aprender su experiencia y perspectiva, y creo que es un liderazgo maravilloso. Creo que es el trabajo del miembro más nuevo que pregunte ade los "por qué" y "que" de una manera que todos tenemos que detenernos y reflexionar.  Veo mucha energía y urgencia en ambos distritos 6 y 4. Y en realidad, es sido personal mente gratificada por la  franqueza y la disposición para hablar entre los miembros de la junta. 

BW: Cuando se eligió este nuevo consejo, se informó ampliamente en la prensa que sería una junta dividida. Pero hemos escuchado muchos puntos en común entre todos los miembros de la junta en términos de querer mejorar las escuelas de bajo rendimiento, aumentar la matrícula y tener el presupuesto en orden. Y tuvimos una reunión de charter hace una semana cuando la junta negó por una nimiedad la renovación de una charter. ¿Sientes  que en la forma en que se ha caracterizado el tablero puede ser diferente de la realidad? 

MG: Creo que es una muy buena pregunta, y usted acaba de presentar un par de periodos de evidencia. Aquí está la cosa. Es un trabajo difícil ser miembro de la junta. Y es importante que cada miembro de la junta se vea así mismo como parte de la estructura de gobernanza más grande. Somos más fuertes. Estamos más enfocados  en el servicio que brindamos a los niños, y somos más fuertes abrazando algunas de nuestras diferencias y descubriendo una forma de articular y luchar por las cosas. Podemos estar en desacuerdo sin ser desagradables. Si estamos organizando el tiempo del Consejo alrededor del trabajo centrado en el estudiante, trabajo centrado en la familia, entendiendo que tenemos opiniones y experiencias diferentes, y todos informan como nos comportamos como un individuo, creo que sí podemos aportar ese nivel de claridad de que lo hacemos, tengo grandes expectativas de que podemos trabajar absolutamente para avanzar en los resultados. 

BW: Se mucho de lo que está trabajando en la junta en este momento son negociaciones sindicales, [y aunque los maestros recibieron un aumento de 10% en su último contrato y tienen los beneficios de salud más generosos en la nación],  se habla mucho de la amenaza de una huelga de maestros. ¿Crees que eso sucederá y que impacto tendría en los niños y las familias si lo hacen? 

MG: Cada vez que tenemos que lidiar con una condición o circunstancia en la que los servicios educativos son denegados a los estudiantes, eso sería un impacto negativo para ellos y sus familias. Creo que todo el tiempo que estado en el tablero a habido reconocimiento de la capacidad de una organización de atacar o no. Pero en los momentos más difíciles, encontramos la recesión de recortes de $2.9 billones, y Las uniones de empleados y nuestros empleados individualmente llegaron a un consenso y una conclusión que fue extremadamente dolorosa para muchos y super difícil. Pero era lo que se necesitaba en ese momento. Por supuesto, 2017-18  nos trae otro conjunto de desafíos. No hay respuestas fáciles. Una huelga definitivamente sería perjudicial para los niños a quienes servimos y para las familias que envían a sus hijos a la escuela. Si alguna organización estaba en el punto en que estamos cerrando la comunicación y renunciamos a la posibilidad de encontrar una solución, creo que siempre hay algo que hacer antes de llegar allí. 

BW:  ¿Qué podemos hacer para asegurarnos de que se está representando el interés de los niños?  Los niños no tienen cabilderos. Los niños no tienen reuniones y los niños no pueden atacar. Pero los niños se ven directamente afectados por estas negociaciones. 

MG:  En mi opinión, la voz de los estudiantes y la voz de los padres y la voz de la comunidad han sido parte de la solución para lidiar con diferentes niveles de crisis y lidiar con los cambios necesarios que tuvieron que pasar. Así que espero que sigamos viendo la voz de los padres y la voz de los estudiantes y la voz de la comunidad en cada decisión que tomemos.  Recibimos tantos correos electrónicos.  Recibimos a nuestros oradores en las reuniones de la junta. He estado en cuatro escuelas esta mañana.  Hay mucha gente que nos da opiniones. Quieren ver un mejor apoyo para sus estudiantes, y les preocupa diferentes esfuerzos en seguridad escolar, diferentes formas en que pensamos y apoyamos a los empleados, como mantenemos nuestras instalaciones. ¿Como estamos continuamente poniendo a los estudiantes primero, poniendo a los estudiantes en el centro y poniendo el tipo de distrito que queremos en el centro de la conversación? 

BW: ¿Crees que hay una forma para que los padres realmente tengan un lugar en la mesa de negociaciones y un papel más formal en las negociaciones? ¿Imaginas  eso como una posibilidad? 

MG: Bueno, mis colegas están hablando del Sunshine Committee, y esa es ciertamente una de las reglas formales que han tenido los padres. Creo que hay mucha organización en nuestros vecindarios. Entonces estoy abierta a otras formas. Pienso específicamente en [ El empuje para  deshacerse de las suspensiones por]  un desafío voluntario, que fue absolutamente traído por la comunidad. Pienso en A-G  para todos. Que fue traído por nuestra comunidad y nuestros padres. Fue muy poderoso escuchar a nuestros jóvenes decir, quiero rigor y quiero "A-G". Y pienso en Don't Hold Us Back Coalition la Última des que estuvimos negociando. Aunque su papel no fue formal, fueron muy efectivos. Y cuando pienso en eliminar el límite en las escuelas piloto, esa fue una de las cosas que logramos. Dijimos que en Los Ángeles la manera de cerrar la brecha y lograr mayores logros es dejando que nuestros maestros lideren y creen más academias y autonomías que charters han puesto en el sistema. Así que pasamos de 10 escuelas piloto a 21 para ahora algo así como 48. Y este año estamos celebrando el 10 aniversario de la red de pilotos, que son en muchos sentidos un tremendo testimonio de liderazgo y el servicio docente. 

BW: ¿Cuáles son algunas cosas que el consejo y los padres pueden hacer para mejorar nuestras escuelas de bajo rendimiento y hacer que la educación sea más equitativa? 

MG: Creo que tenemos que profundizar y preguntar ¿que valoramos? ¿Qué queremos conservar y cuáles son las oportunidades para cambiar? Con nuestras escuelas de bajo rendimiento, creo que necesitamos saber es que no sólo las tratamos como a todos. Necesitan una solución personalizada. Y tenemos evidencia que hubo escuelas que estaban luchando y ahora lo están haciendo mejor. Pienso en 20th Street. Hay equipos de personas en esa escuela trabajando hacia un nivel diferente de éxito. O en la secundaria Méndez que abrió con un porcentaje de graduación de 49 y ahora está en los 90...Lla tenemos dentro de LA Unified  diferentes maneras en que las escuelas pueden ser apoyadas hacia el cambio. 

BW: Los padres están muy preocupados por el pasivo de pensiones de $13 billones y el porcentaje creciente de ingresos del distrito para los jubilados en lugar de los niños en el salón de clases. ¿Qué podemos hacer para garantizar que los niños no se sacrifiquen?

MG: Queremos ser un lugar donde los beneficios de salud sean parte de la compensación, y queremos ser un lugar donde los empleados estén lo suficientemente saludables y lo suficientemente bien como para hacer lo mejor posible todos los días. Y entonces tenemos que tomar decisiones sobre cómo podemos conservar el beneficio. uno, necesitamos más dólares ingresando al sistema. Somos 44 en la nación en gasto por alumno. Y todos tenemos que ir juntos a Sacramento y decir que necesitamos más. Estamos trabajando duro con lo que tenemos. Ahora es que la pensión de maestro es parte de la proposición 98, un maestro individual está  pagando más para jubilación, tenemos que cultivar el pastel. 

BW: Pero no podemos asumir que eso va a suceder, y tenemos que trabajar con lo que tenemos también, así que es complicado. 

MG: Tenemos que hacer más. Si el sistema sigue siendo el mismo, creo que ahí es donde hay una gran cantidad de crisis que nos infligiríamos a nosotros mismos. Pero hay que elegir y que podamos reducir la responsabilidad no cubierta y cambiar la forma en que se estructuran los beneficios. Pero aún debemos ser el lugar que tenga beneficios de salud y una compensación aceptable. Ésas son elecciones que tenemos ante nosotros, y la decisión de no hacer nada es una mala decisión. Necesitamos inspirar una mayor inversión de Sacramento al aumentar los logros y al crear soluciones a nivel local. Ésa es la forma en que hacemos que la gente nos apoye. Porque  Éramos el lugar donde la mitad de nuestros hijos se graduaban. No somos ese lugar.  Éramos el lugar que transportaba niños en autobús. No somos ese lugar. Sé que tenemos la oportunidad de ser el lugar que tenía esa gran responsabilidad no financiada. Nuestro logro en todas las escuelas no es donde lo decíamos, y ese es el factor determinante para que las familias elijan a LA Unified.  Creo que el cambio es posible. Creo que esta organización tiene muchos ejemplos de cómo aprender a hacer algo diferente, y soy optimista a medida que espero el futuro.