Board Should ‘Push The Envelope’ To Help Kids

To read this post in Spanish, please scroll down. Para leer esta publicación en español, desplazarse hacia abajo. 

Board Member Richard Vladovic (BD7) said that he was “so depressed” by the dismal performance of LAUSD’s highest-need schools receiving School Improvement Grants that he’s willing to “push the envelope” and try some “crazy plans” in an attempt to make them work for kids.

NovBoard.jpg

“It’s such a tragedy,” he said at a special Board meeting last Tuesday. “I’m convinced it’s not all about money. The millions and millions and millions and millions of dollars we’ve spent, we made no significant difference. So it’s not what you spend, it’s how you spend it.”

Both Vladovic and Board Member George McKenna (BD1) suggested that quality teachers and accountability were crucial to raising student achievement. McKenna also said that seniority did not determine teacher quality and suggested it should not determine salaries.

“In my opinion, the quality of the teacher had little to do with the length of time the teacher had been teaching,” he said. “The big elephant in the room is student outcomes. Who wants to be responsible for student outcomes? We compensate ourselves for effort. Everybody’s trying, but trying doesn’t make you effective. Because you may not have the skill set. If you don’t admit that, you still keep saying ‘It’s not my fault.’ Well, it’s got to be somebody’s responsibility.”

Vladovic echoed his sentiments. “To deny accountability is to deny you make a difference,” he said. “Anyone who says, ‘I’m not accountable,’ then I don’t need you. I can hire a stick body because you don’t make a difference.”

He went on to decry the intractable nature of low-performing schools and the need for better staff to fix them. “I’ve got to tell you, if we were sitting here in 1956, it would be the same schools,” he said. “That’s the indictment. It’s not about money… It’s about great leadership, great classified staff and great teachers. And we could pull that off. My suggestion is to form a district for those lowest performing schools, and the superintendent picks the staff and the principals.”

McKenna questioned whether ineffective teachers should remain in the lowest-performing schools year after year and still have their jobs protected. Because of state laws and union contracts, LAUSD teachers receive lifetime tenure after 18 months on the job with only a cursory performance review that rates the vast majority of teachers as effective. The process for dismissing a tenured teacher can take up to a decade and cost up to half a million dollars.

“Maybe some people are happy at the under-achieving schools because there’s no pressure on them,” McKenna said. “They just keep doing what they’re doing, and nobody says ‘you’re not doing your job.’ They just keep getting great evaluations every year. If they went someplace else where the expectations are higher on another side of town, those parents and their lawyers might run them out of there. So they sit in the under-achieving school and practice whatever it is they call education, and nobody objects to that. Unless they commit grievous crimes, we still have them on our payroll.”

The comments on teacher quality came during a meeting when the Board took a “deep dive” into school funding models, comparing pure per pupil funding to the norm-based funding that’s prevalent in LAUSD. Pure per pupil funding is similar to what independent charters use. A certain amount of money is allocated to the school per student, and the school has the autonomy and local control to spend it how it sees fit, within the confines of state law.

LAUSD has some schools – such as pilots -- with per pupil funding and greater autonomy. But most LAUSD schools receive funding based on enrollment, grade level and the Local Control Funding Formula, which provides extra money to English language learners, foster kids and students living in poverty. Under LAUSD’s standard model, large schools are subsidizing smaller schools, and schools with more senior staffs receive more funding to cover teacher salaries. Some underperforming schools also receive more per pupil as a result of lawsuit, and magnets schools and affiliated charters receive more money than other LAUSD schools.

Because LAUSD dictates how most of a school’s funds must be spent, most LAUSD principals have autonomy and control over less than 10 percent of their budgets, according to a presentation from LAUSD Chief Financial officer Scott Price. With more autonomy, schools might be able to put the dollars they have to better use, said Board Vice President Nick Melvoin (BD4).

“We all agree that we’re underfunded,” Melvoin said, but “the premise we’re pushing back against is that we spend $7.5 billion annually, and we are getting for that 30 percent proficiency in math. I think everyone in this room would say we can do better. We can stretch those dollars more effectively…What if we wanted to go to per pupil for every school? Is that somewhere where we could stretch that $7.5 billion investment to increase student achievement and be more equitable in the process?”

Acting Superintendent Vivian Ekchian said that school principals have requested “greater flexibility in the use of funds,” and LAUSD should be able to accommodate that. “The invitation from the Board members to me has been to go from disruptive conversations to actually disruptive action. Because we’ve had many conversations in the past. But actions speak louder than these conversations.”

We at Speak UP wholeheartedly agree. We’ve seen many Board presentations describing the huge financial cliff LAUSD is facing because of its structural deficit, and yet we have not yet seen any action to address it.

Price reiterated at the meeting Tuesday that the governor may decide to fully fund the LCFF, providing all the money promised to help needy kids, but even if that happens, the district will still face a $100 million deficit within two years, and cuts will have to occur. That means class size increases and seniority-based layoffs affecting, quite possibly, our kids’ best and hardest-working teachers.

Even though LAUSD’s enormous $13 billion unfunded benefits liability threatens to take half of the funding for education out of our kids’ classrooms within 15 years, LAUSD appears to be kicking the can down the road once again and is leaning toward a deal that would do nothing to tackle this enormous problem.

It’s time for the district and the Board to show us more than tough talk. Action – not talk -- is needed to help protect the best interests of our kids. And the current contract negotiations with UTLA are the perfect place for the Board to prove its kids-first bonafides. Parents deserve a seat at the table during those negotiations – and a vote to ratify the UTLA contract -- to make sure our kids' interests are put first.

Parents may be the only group with the political will to save the district from bankruptcy and protect our kids’ futures. We must take action now. Please sign Speak UP’s petition to give parents a seat at the table when these crucial decisions are made.

 

La Junta Debe "Empujar El Sobre" Para Ayudar A Los Niños

Vlad.jpg

El miembro de la mesa directiva Richard Vladovic (BD7) dijo que estaba "tan deprimido" por el pésimo desempeño de las escuelas con mayor necesidad del LAUSD que reciben Becas de Mejoramiento Escolar que está dispuesto a "empujar el sobre" y probar algunos "planes locos" en un intento de hacerlos trabajar para niños.

"Es una tragedia," dijo en una reunión especial de la junta el martes pasado. "Estoy con vencido de que no se trata sólo de dinero. Los millones, millones, millones y millones de dólares que hemos gastado, no hicimos una diferencia significativa. Entonces no es lo que gastas, si no como lo gastas."

Tanto Vladovic como el miembro de la Junta George McKenna (BD1) sugirieron que los maestros de calidad y la responsabilidad eran cruciales para elevar el rendimiento estudiantil. McKenna también dijo que la señoría no determinaba la calidad del docente y sugirió que no debería determinar los salarios.

"En mi opinión, la calidad del maestro tenía poco que ver con el tiempo que el maestro había estado enseñando," dijo. "El gran elefante en la habitación es el resultado de los estudiantes. ¿Quien quiere ser responsable de los resultados de los estudiantes? Nos compensamos por el esfuerzo. Todo el mundo lo intenta, pero intentarlo no te hace efectivo. Porque es posible que no tenga las habilidades establecidas. Si no lo admite, sigue diciendo 'no es mi culpa.' Bueno, tiene que ser responsabilidad de alguien."

Vladovic hizo eco de sus sentimientos. "Negar la responsabilidad es negar que hagas una diferencia," dijo. "Cualquiera que diga: 'No soy responsable,' entonces no te necesito. Puedo contratar un cuerpo de palo porque no haces una diferencia."

Continuó denunciando la naturaleza intratable de las escuelas de bajo rendimiento y la necesidad de un mejor personal para solucionarlas. "Tengo que decirte, si estuviéramos sentados aquí en 1956, serían las mismas escuelas", dijo. "Ésa es la acusación. No se trata de dinero...Se trata de un gran liderazgo, un gran personal clasificado y excelentes maestros. Y podríamos lograr eso. Mi sugerencia es formar un distrito para las escuelas con el rendimiento más bajo, y el superintendente elige al personal y a los directores."

McKenna cuestionó si los maestros inefectivos deberían permanecer en las escuelas con el rendimiento más bajo año tras año y aún tener que  proteger sus empleos. Debido a las leyes estatales y los contratos sindicales, los maestros de LAUSD reciben un periodo de permanencia de por vida después de 18 meses en el trabajo con sólo una revisión de desempeño superficial que califica a la gran mayoría de los maestros como efectivos. El proceso para despedir a un maestro titular puede demorar hasta una década y costar hasta medio millón de dólares.

"Tal vez algunas personas estén contentas en las escuelas con bajo desempeño porque no hay presión sobre ellas", dijo McKenna. "Siguen haciendo lo que hacen, y nadie dice 'no estás haciendo tu trabajo.' Siguen recibiendo excelentes evaluaciones todos los años. Si se fueron a otro lugar donde las expectativas son mayores en otro lado de la ciudad, que sus padres y sus abogados podrían echar los de allí. Así que se sientan en la escuela de bajo rendimiento Y practican lo que sea que llaman educación, y nadie se opone a eso. A menos que cometan crímenes graves, todavía los tenemos en nuestra nómina."

Los comentarios sobre la calidad de los maestros se produjeron durante una reunión en la que el Consejo realizó una "inmersión profunda" en los modelos de financiación escolar, comparando el financiamiento puro por alumno con el financiamiento pasado en normas que prevalece en el LAUSD. La financiación pura por alumno es similar a lo que usan los estatutos independientes. Se asigna una cierta cantidad de dinero a la escuela por estudiante, y la escuela tiene la autonomía y el control local para gastarlo como lo considere conveniente, dentro de los límites de la ley estatal.

LAUSD tiene algunas escuelas - como los pilotos - con fondos por alumno y una mayor autonomía. Pero la mayoría de las escuelas del LAUSD reciben fondos en base a la inscripción, el nivel de grado y la Formula de Financiamiento de Control Local, que proporciona dinero extra a los estudiantes del idioma inglés, Los niños de crianza y los estudiantes que viven en la pobreza. Bajo el modelo estándar del LAUSD, Las escuelas grandes están subsidiando las escuelas más pequeñas, y las escuelas con más personal superior reciben más fondos para cubrir los salarios de los maestros. Algunas escuelas de bajo rendimiento también reciben más por alumno como resultado de una demanda, y las escuelas magnet y las escuelas afiliadas reciben más
dinero que otras escuelas del LAUSD.

Debido a que LAUSD dicta como se deben gastar la mayoría de los fondos de una escuela, la mayoría de los directores del LAUSD tienen autonomía y control sobre menos del 10% de sus presupuestos, según una presentación del director financiero de LAUSD, Scott Price. Con más autonomía, las escuelas podrían poner los dólares que tienen para un mejor uso, dijo el vicepresidente de la junta, Nick Melvoin (BD4).

"Todos estamos de acuerdo en que no tenemos fondos suficientes," dijo Melvoin, pero "la premisa contra la que estamos presionando es que gastamos $7.5 mil millones al año, Y estamos obteniendo ese 30% de competencia en matemáticas. Creo que todos en esta sala dirían que podemos hacer lo mejor. Podemos estirar esos dólares de manera más efectiva...¿Eso es un lugar donde podríamos estirar esa inversión de $7.5 mil millones para aumentar el rendimiento estudiantil y ser más equitativo en el proceso?"

La superintendente interina Vivian Ekchian dijo que los directores de las escuelas han solicitado "una mayor flexibilidad en el uso de los fondos," y que el LAUSD debería ser capaz de acomodar eso. "La invitación de los miembros de la junta a mí ha sido pasar de conversaciones desruptivas a acciones verdaderamente descriptivas. Porque hemos tenido muchas conversaciones en el pasado. Pero las acciones hablan más fuerte que estas conversaciones."

Nosotros en Speak UP estamos totalmente de acuerdo. Hemos visto muchas presentaciones de la Junta  que describen el gran acantilado financiero que enfrenta el LAUSD debido a su déficit estructural, y aún no hemos visto ninguna acción para abordarlo.

Price reiteró en la reunión del martes que el gobernador puede decidir financiar completamente la LCFF, proporcionando todo el dinero prometido para ayudar a los niños necesitados, pero incluso si eso sucede, el distrito aún enfrentará un decir de $100 millones dentro de dos años, que los recortes tendrán que se produzca. Eso significa que el tamaño de las clases aumenta y los despidos basados en la señoría que afectan, muy posiblemente, a los mejores y más trabajadores maestros de nuestros hijos.

A pesar de que la enorme responsabilidad de beneficios no financiados del LAUSD de $13 billones amenaza con sacar la mitad de los fondos para educación de las aulas de nuestros niños dentro de 15 años, parece que LAUSD está volviendo al camino y se inclina hacia un trato que no haría nada para hacer frente a este enorme problema.

Es hora de que el distrito y la junta nos muestren más que palabras difíciles. La acción, no hablar, es necesaria para ayudar a proteger los mejores intereses de nuestros hijos. Y las actuales negociaciones contractuales con UTLA son el lugar perfecto para que la Junta demuestre que sus hijos sean los primeros en ser genuinos. Los padres merecen un asiento en la mesa durante esas negociaciones, y un voto para ratificar el contrato de UTLA, para asegurarse de que los intereses de nuestros hijos estén en primer lugar.

Los padres pueden ser el único grupo con la voluntad política de salvar al distrito de la bancarrota y proteger el futuro de nuestros hijos. Debemos tomar medidas ahora. Por favor firme la petición de Speak UP para dar a los padres un asiento en la mesa cuando se tomen estas decisiones cruciales.