When Labor Talks Exclude Parents, Kids Pay The Price

 Photo courtesy of Patrick/Flickr

Photo courtesy of Patrick/Flickr

To read this post in Spanish, please scroll down. Para leer esta publicación en español, desplazarse hacia abajo. 

The deal that LAUSD struck last week to preserve employee health benefit contributions at the current level until 2020 -- despite a looming fiscal crisis and a $13 billion unfunded liability – clearly demonstrates why parents need a seat at the table and formal role in the negotiation process.

The agreement is still subject to employee ratification and Board approval, but parents don’t get a vote, even though our kids are greatly affected by this decision. In fact, as usual, parents were entirely shut out of this closed-door process and ignored.

Employees have their unions, and the district has its labor negotiators. But who represented the kids in these talks? It’s clear from the outcome that the answer is: no one at all.

Parents want excellent health benefits for the employees who take care of our children all day long. Right now, LAUSD employees receive lifetime benefits for themselves and their spouses with no monthly contribution – making it among the most generous benefits package for employees anywhere in the nation.

All of that would be fantastic if the district had put aside money to pay for these benefits in the future. But LAUSD has failed to do so, and it’s been told repeatedly by its own CFO and an Independent Analysis Unit that it cannot afford to pay as it goes to meet these obligations and still have enough money left to educate kids. Bankruptcy and broken promises are where we are headed unless something is done.

This deal purports to create incentives for employee unions to modify health plans to reduce the unfunded liability in the future. In reality, those incentives are not nearly strong enough, and the deal preserves the fundamentally flawed structure of the Health Benefits Committee, which allows labor unions total control over their own benefit plans, as well as the promises made to future retirees that the district must honor, even if it leads LAUSD off the fiscal cliff.

Sadly, Board members have talked tough about making changes needed to tackle this fiscal crisis, but nothing in this deal suggests that LAUSD is getting serious about actually doing something to fix the problem. Only one Board member, Vice President Nick Melvoin (BD4), has spoken out about this deal’s frightening implications for children and indicated that he might vote no.

“This agreement does not go far enough in addressing the financial crisis looming over LAUSD future,” Melvoin posted on Twitter. “It is possible to work through this process in a way that puts kids first and ensures our teachers and employees have the very best benefits possible. We are at least taking a small step in the right direction, but if we do not take on our current debts and future liabilities in a serious way, it is our kids who will suffer as their class sizes get bigger and their art, music and even science classes get cut.”

The Board simply cannot afford to wait. Now is the moment it needs to tackle the liability, which is leading to an ever-growing portion of education funding going outside the classroom, leaving smaller and smaller scraps for the kids. A full 50 percent of the education budget is projected to go toward pension and healthcare costs by 2031.

“I am unwilling to accept a day when half of our budget is being taken away from the salaries for our hardworking employees and from the classrooms of our kids to compensate for the irresponsible decisions of previous generations,” Melvoin said. “But that will be the reality for our kindergartners, and those who come after, over the course of their time at LA Unified if we don’t do more soon.”

Melvoin rightly points out that we cannot solve this problem overnight, and he praised the small steps that make this deal better than prior deals. We at Speak UP are happy that LAUSD has recognized it has been overpaying for employee health benefits – so much so that the Health Benefits Committee has amassed an almost $300 million reserve. The deal struck last week will return any reserve over $100 million back to the district general fund so it may be spent on students. We applaud that.

A committee also will be formed to study ways to save costs. But another committee to study the situation is not going to fix this. It’s already been studied to death. At a Board retreat last fall, LAUSD’s CFO presented a slew of options to change the health plans in minor ways to help keep the district solvent and sustainable. Those changes included moving to a single healthcare provider or requiring some contribution for retiree’s spouses. The IAU also presented a second study with even more options.

Yet even minor changes were met with fierce resistance by employee unions, which scared teachers into thinking they would lose their healthcare – something that was never on the table and never in danger of happening.

“It was never my desire to take away health care, but I want to preserve the health of the district, not just its employees,” Melvoin told Speak UP. “We have to start paying down these liabilities.”

Indeed, we need action, and we need it now, not more committees and dithering. It’s clear that the current process is broken and will not be fixed under present LAUSD leadership unless big changes are made.

“We need more effective and creative solutions as we enter individual bargaining with our unions,” Melvoin said.

We agree. And those creative solutions involve bringing parents into the process. Parents need a seat at the table at these talks. And the Board should make approval of employee contracts contingent upon parent approval. Kids deserve representation, and parents are the only advocates whose sole interest is the success of kids.

Giving parents a formal vote may be the only way to hold the Board accountable for actually putting kids first rather than just using it as a catchy slogan. Please sign our petition to increase parent power now.

 

Cuando Las Conversaciones Laborales Excluyen A Los Padres, Los Niños Pagan El Precio

El acuerdo alcanzado por LAUSD la semana pasada para preservar las contribuciones de beneficios de salud de los empleados hasta el año 2020 -- a pesar de una inminente crisis fiscal y un pasivo no financiado de $13 mil millones - demuestra claramente por qué los padres necesitan un asiento en la mesa y un papel formal en el proceso de negociación.

El acuerdo aún está sujeto a la ratificación de los empleados y la aprobación de la Junta, pero los padres no obtienen un voto, a pesar de que nuestros hijos se ven muy afectados por esta decisión. De hecho, como de costumbre, los padres fueron completamente excluidos de este proceso a puertas cerradas e ignorados.

Los empleados tienen sus uniones, y el distrito tiene sus negociadores laborales. ¿Pero quién representó a los niños en estas conversaciones? Está claro por el resultado que la respuesta es: nadie en absoluto.

Los padres desean excelentes beneficios de salud para los empleados que cuidan a nuestros hijos todo el día. En este momento, los empleados de LAUSD reciben beneficios de por vida para ellos y sus cónyuges sin contribución mensual - lo que lo convierte en uno de los paquetes de beneficios más generosos para los empleados en cualquier parte de la nación.

Todo eso sería fantástico si el distrito hubiera reservado dinero para pagar estos beneficios en el futuro. Pero el LAUSD no lo ha hecho, y su propio Director Financiero y una Unidad de Análisis Independiente le han dicho en repetidas ocasiones que no puede pagar a medida que cumple con estas obligaciones y aún tiene suficiente dinero para educar a los niños. La bancarrota y las promesas incumplidas son hacia dónde nos dirigimos a menos que se haga algo.

Este acuerdo pretende crear incentivos para que las uniones de empleados modifiquen los planes de salud para reducir el pasivo no financiado en el futuro. En realidad, esos incentivos no son lo suficientemente fuertes, y el acuerdo preserva la estructura fundamentalmente defectuosa del Comité de Beneficios de Salud, que permite a las uniones un control total sobre sus propios planes de beneficios, así como las promesas hechas a los futuros jubilados que el distrito debe honrar, incluso si lleva al LAUSD fuera del precipicio fiscal.

Tristemente, los miembros de la Junta han hablado duro acerca de hacer los cambios necesarios para enfrentar esta crisis fiscal, pero nada en este acuerdo sugiere que LAUSD se está tomando en serio hacer algo para solucionar el problema. Solo un miembro de la Junta, el vicepresidente Nick Melvoin (BD4), ha hablado sobre las implicaciones aterradoras de este acuerdo para los niños y ha indicado que podría votar en contra.

"Este acuerdo no alcanza para abordar la crisis financiera que se cierne sobre el futuro de LAUSD," publicó Melvoin en Twitter. "Es posible trabajar en este proceso de una manera que priorice a los niños y garantice que nuestros maestros y empleados obtengan los mejores beneficios posibles. Por lo menos estamos dando un pequeño paso en la dirección correcta, pero si no asumimos nuestras deudas actuales y pasivos futuros de una manera seria, serán nuestros hijos quienes sufrirán a medida que crezca el tamaño de sus clases y su arte, música y incluso las clases de ciencias se cortan."

La Junta simplemente no puede permitirse esperar. Ahora es el momento en que necesita hacer frente a la responsabilidad, que está llevando a una parte cada vez mayor de la financiación de la educación que va fuera del aula, dejando restos cada vez más pequeños para los niños. Se proyecta que un total del 50 por ciento del presupuesto de educación se destinará a los costos de pensiones y atención médica para 2031.

"No estoy dispuesto a aceptar un día en que se retire la mitad de nuestro presupuesto de los salarios de nuestros empleados trabajadores y de las aulas de nuestros niños para compensar las decisiones irresponsables de las generaciones anteriores," dijo Melvoin. "Pero esa será la realidad para nuestros estudiantes de kínder, y para los que vienen después, durante el transcurso de su tiempo en el LAUSD si no hacemos más pronto."

Melvoin señala acertadamente que no podemos resolver este problema de la noche a la mañana y elogió los pequeños pasos que hacen que este acuerdo sea mejor que las ofertas anteriores. Nosotros en Speak UP estamos felices de que LAUSD haya reconocido que ha pagado en exceso los beneficios de salud de los empleados - tanto que el Comité de Beneficios de Salud ha acumulado una reserva de casi $300 millones. El acuerdo alcanzado la semana pasada devolverá cualquier reserva de más de $100 millones al fondo general del distrito para que pueda gastarse en estudiantes. Aplaudimos eso.

También se formará un comité para estudiar formas de ahorrar costos. Pero otro comité para estudiar la situación no solucionará esto. Ya ha sido estudiado hasta la muerte. En un retiro de la Junta el otoño pasado, el CFO de LAUSD presentó una serie de opciones para cambiar los planes de salud de manera menor para ayudar a mantener al distrito solvente y sostenible. Esos cambios incluyen mudarse a un único proveedor de atención médica o requerir alguna contribución para los cónyuges de los jubilados. La IAU también presentó un segundo estudio con aún más opciones.

Sin embargo, incluso los cambios menores se encontraron con la feroz resistencia de las uniones de empleados, lo que asustó a los maestros al pensar que perderían su atención médica - algo que nunca estuvo sobre la mesa y nunca estuvo en peligro de ocurrir.

"Nunca fue mi deseo de quitar la atención médica, pero quiero preservar la salud del distrito, no solo a sus empleados," dijo Melvoin a Speak UP. "Tenemos que comenzar a pagar estos pasivos."

De hecho, necesitamos acción, y la necesitamos ahora, no más comités y vacilaciones. Está claro que el proceso actual está roto y no será arreglado bajo el liderazgo actual del LAUSD a menos que se realicen grandes cambios.

"Necesitamos soluciones más efectivas y creativas a medida que iniciamos negociaciones individuales con nuestras uniones," dijo Melvoin.

Estamos de acuerdo. Y esas soluciones creativas involucran traer a los padres al proceso. Los padres necesitan un asiento en la mesa en estas charlas. Y la Junta debe hacer que la aprobación de los contratos de los empleados dependa de la aprobación de los padres. Los niños merecen representación, y los padres son los únicos defensores cuyo único interés es el éxito de los niños.

Darles a los padres un voto formal puede ser la única manera de responsabilizar a la Junta por poner a los niños en primer lugar en lugar de simplemente usarlo como un eslogan pegadizo. Por favor, firme nuestra petición para aumentar el poder de los padres ahora.